Público
Público

Francia y los tuareg se reparten la ciudad de Kidal

La Asamblea Nacional de Malí aprueba por unanimidad una hoja de ruta política que no hace referencia al conflicto territorial con el MLNA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las tropas del Ejército francés tomaron esta mañana el aeropuerto de Kidal, la última gran ciudad del noreste de Malí que hasta ahora estaba en poder de las milicias islamistas. Mientras las fuerzas galas se aseguran este punto estratégico, son los tuareg del Movimiento de Liberación Nacional de Azawad (MNLA) los que se han hecho con el control de la mayor parte esta ciudad. Pese a que a que éstos siguen en guerra con el Estado de Malí, en los últimos días han hecho gestos par colaborar con los franceses para expulsar a los islamistas del norte del país.

La llegada de los franceses a Kidal se produce sólo unos días después de que se tomaran, con el ejército de Mali, las otras dos grandes ciudades del norte de Mali, Gao y Tombuctú, que cayeron sin apenas resistencia. Kidal, que se encuentra a unos 1.500 kilómetros de Bamako y no muy lejos de la frontera argelina, era el feudo de Ansar al Dine, aliados a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Mientras, la Asamblea Nacional de Malí adoptó este martes por unanimidad una hoja de ruta política para el periodo de posguerra, una vez que se anuncie el fin de los combates entre el Ejército y los grupos islamistas. El documento, presentado por el primer ministro, Diango Cissoko, propone que el país recupere su integridad territorial antes de organizar unas elecciones. Sin embargo, ante la delicada situación a tres bandas entre Francia, el Estado de Malí y los tuareg, el documento no detalla el papel que jugaría el MNLA en el proceso, dejando así a un lado el conflicto territorial que en realidad fue origen de la actual crisis.

Malí asegura en la hoja de ruta que 'no es negociable' la integridad territorialEn este sentido, el presidente del grupo parlamentario de la Alianza por la Democracia en Malí (Adéma), mayoritario en la Asamblea, Timoré Tulenta, ha dicho que 'la reconciliación es necesaria', pero que 'no todo es negociable'. Entre los puntos no negociables ha situado la laicidad del país y su integridad territorial, lo que podría decir que una vez vencidos los islamistas el Estado maliense continuaría la guerra contra los tuareg para controlar el norte del país frente a la reivindicación de independencia.

A pesar de que la hoja de ruta no fija un calendario exacto ni una fecha para las elecciones generales, el presidente interino del país, Doincounda Traoré, ha afirmado este mismo martes que espera que los comicios se celebren antes del 31 de julio. 'Me gustaría reiterar nuestro compromiso aquí a llevar a cabo la transición en Malí con una agenda, un programa, que es recuperar el norte y, en particular, devolver a Malí a la situación normal'.

El presidente interino fue designado en abril pasado tras el golpe de Estado militar después de que los rebeldes tuaregs del norte, el MNLA, hubiera proclamado la independencia de esta parte de país tras expulsar al Ejército del Azawad. La reentrada del Ejército de Malí en el Azawad plantea un problema para el MNLA, cuyo principal rival son precisamente las Fuerzas Armadas del país africano, ante la posibilidad de que, aupado por las tropas francesas, Bamako deje morir sus reivindicaciones territoriales y se vuelva al 'status quo' existente en enero de 2011, justo antes de que lanzara su ofensiva para hacerse con el control de la región.

Este mismo martes, Alghabass Ag Intallah, el líder del nuevo Movimiento Islámico del Azawad (MIA), una facción escindida de Ansar Dine, ha informado de que junto con el MNLA impedirán el avance de las fuerzas francesas y africanas sobre Kidal, una ciudad que arrebatada por la formación laica a los grupos islamistas armados. 'No nos harán ningún regalo, y nosotros no aceptaremos la ocupación. No entregaremos las armas o nos rendiremos para permitir ocupar nuestra región. Defenderemos nuestro honor', ha asegurado Intallah a

El MNLA se mostró muy crítico el lunes con las acciones del Ejército al asegurar que lanzó la ofensiva contra las formaciones islamistas armadas presentes en el norte del país 'con el objetivo de garantizar la seguridad de los bienes, y particularmente de las personas, en vista de los graves peligros que pesan sobre sus vidas con el retorno del Ejército maliense al Azawad junto a las Fuerzas Armadas francesas'.

Se suman las denuncias contra el Ejército de Malí por violanciones de los Derechos Humanos

Fuentes internacionales de Derechos Humanos y los propios habitantes de las zonas en conflicto han acusado en los últimos días al Ejército de Malí de ejecuciones extrajudiciales y otros abusos contra los Derechos Humanos en el contexto de la actual ofensiva contra las milicias islamistas del norte del país, y el propio ministro maliense de Justicia, Malick Coulibaly, admitió que 'ningún Ejército del mundo es perfecto' y que es posible que los soldados hayan cometido crímenes de guerra.

Mientras, Estados Unidos estudia establecer una base de aviones no tripulados, los llamados drones, en Níger para así poder establecer una mayor vigilancia y, si llegara el caso, capacidad de ataque en los países de la zona y especialmente en Malí. Esta nueva base en África se sumaría al conjunto de bases estadounidenses que se han abierto en los recientes años en el continente, incluida Etiopía, y tendría como principal objetivo proporcionar datos más detallados sobre las acciones de los insurgentes.

La Misión Internacional de Apoyo a Malí (MISMA) alcanzará los 8.000 efectivos, según ha informado el jefe del Comité Militar de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), Soumeila Bakayoko, a la agencia de noticias Xinhua.

Bakayoko, que también es el jefe del Estado Mayor de Costa de Marfil, ha explicado que los 8.000 efectivos, entre militares y policías, son necesarios para cubrir la vasta y porosa frontera que posee Malí. Además, ha informado de que, hasta ahora, la CEDEAO ha desplegado 1.318 uniformados del África Occidental y 1.500 chadianos, más de la mitad de los 5.550 que tenía previsto enviar a Malí en un primer momento.

Ha realizado el anuncio en una rueda de prensa que ha celebrado en los márgenes de la conferencia de donantes internacionales que ha tenido lugar este martes en la capital etíope, Addis Abeba, en la que se han recaudado 455,53 millones de dólares (338 millones de euros) apara financiar la operación militar.

DISPLAY CONNECTORS, SL.