Público
Público

Un francotirador mata a siete personas en Eslovaquia

El autor de la matanza se suicida en su huida de la policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un hombre armado ha dejado un saldo de ocho muertos y 15 heridos al disparar indiscriminadamente contra los vecinos de un inmueble del barrio de la zona noroeste de Bratislava, matando a siete personas para después acabar suicidándose.

En los últimos años, la capital eslovaca ha sufrido innumerables ajustes de cuentas entre mafias locales, pero nunca se había producido una matanza de civiles similar en las inmediaciones.

El tiroteo se produjo cuando el asesino abrió fuego a las 10 de la mañana desde el interior de un piso del distrito de Devinska Nova Ves y mató a cinco miembros de una familia de etnia gitana, a una sexta persona de otra familia y a una mujer que había sido disparada desde la calle y que fue hallada muerta en su domicilio.

Inicialmente se atribuyó la matanza a un adolescente de 15 años, pero el portavoz de la policía eslovaca, Denisa Baloghová, se encargó de desmentirlo y añadir que el homicida 'era un hombre de unos 50 años'.

El verdugo portaba un fusil automático y tenía el pelo grisáceo y llevaba auriculares contra el ruido. 'El agresor intentó huir mientras disparaba contra todo lo que se movía. Cuando se dio cuenta de que estaba rodeado de policías decidió suicidarse', explico el presidente de la Jefatura General de Policía de la capital, Jaroslav Spisiak.

Cuando el autor de la masacre abandonó el edificio disparó contra varios de los transeúntes y dejó a 15 heridos. Nueve se encuentran en estado grave, entre ellos figuran un agente de policía que recibió una bala en la cabeza y un niño de 5 años.

'No conocemos la identidad de las víctimas que vivían en el piso', declaró el ministro de Interior, Daniel Lipsic, que fue cauto al hablar del suicidio del francotirador. Además afirmó que la policía intervino de manera contundente para evitar una tragedia mayor y que las medidas tomadas fueron adecuadas.

Una profesora del jardín infantil de la zona afirmó que se trataba de una familia de etnia gitana, aunque la portavoz de la policía se negó a hablar de la raza de las víctimas.

'No se trata de un ataque racista', informó la portavoz del hospital Universitario de Bratislava, Rut Gerzova, que añadió que los nueve ingresados tienen heridas de diferente gravedad con impactos de bala en el esternón y extremidades y que necesitaban ser operados con urgencia. El resto sufrieron cortes por trozos de cristal.

La policía, que aun desconoce los motivos de la masacre, mantuvo los accesos a la zona bloqueados durante más de tres horas y dio ordenes a los vecinos de no salir de sus casas.