Público
Público

Francotiradores del Ejército sirio matan a dos periodistas en menos de 24 horas

Las víctimas son Mohamed Hurani, un activista sirio y colaborador de 'Al Yazira', e Yves Debay, un periodista francés de origen belga que trabajaba para la revista especializada en conflictos 'Assaut', fundada por é

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La violencia indiscriminada desatada en la guerra civil siria ha vuelto a alcanzar a los profesionales de la información que se encuentran sobre el terreno realizando su trabajo. En el día de ayer, viernes, las balas de los francotiradores acabaron con la vida de dos periodistas: el sirio Mohamed Hurani, colaborador de Al Yazira, y el franco-belga Yves Debay, que cubría la guerra para la revista Assaut, fundada por él mismo.

Mohamed Hurani falleció en la localidad de Busr al Harir cuando cubría para la cadena qatarí Al Yazira los enfrentamientos entre los rebeldes y las tropas gubernamentales. En un vídeo difundido por los activistas sirios se ve cómo el periodista recibe el impacto de un disparo cuando cruza una calle junto a un grupo de rebeldes, que a continuación comienzan un tiroteo contra los atacantes.

Unas horas antes, Yves Debay también moría a causa de los disparos de un francotirador del Ejército gubernamental en la ciudad de Alepo, en el norte del país, mientras cubría los enfrentamientos entre combatientes rebeldes y las fuerzas del régimen cerca de la Cárcel Central de la ciudad. Los Comités de Coordinación Local precisaron que los francotiradores estaban apostados en la azotea de la prisión.

Mohamed Hurani e Yves Debay

El Centro de Información de Alepo difundió una fotografía del carné de prensa y del cadáver de Debay, que trabajaba para la revista especializada en conflictos Assaut (Asalto), que él había fundado. Nacido en 1954 en el entonces Congo Belga y posteriormente nacionalizado francés, fue militar y trabajó durante años como corresponsal de la revista Raids, con la que cubrió diversos conflictos como la guerra del Líbano, la del Golfo o la de los Balcanes.

El viernes también era asesinado el periodista somalí Abdihared Osman Aden El presidente francés, François Hollande, condenó ayer la muerte de este periodista. Envió su pésame a los familiares y conocidos del reportero, mostró su 'muy gran emoción' por la noticia del deceso y le rindió homenaje, así como 'a los otros periodistas que en Siria pagan con su vida su compromiso al servicio de la libertad de información'.

El viernes también era asesinado el periodista somalí Abdihared Osman Aden, reportero de la red local de medios Shabelle. Fue tiroteado por tres desconocidos cerca de su casa en Mogadiscio. Con estas tres nuevas víctimas ya son seis los periodistas muertos en cumplimiento de su trabajo en 2013, según los datos del Comité de Protección a los Periodistas (CPJ). Los otros tres informadores fallecidos en lo que va de año murieron a consecuencia del atentado con una bomba perpetrado el pasado día 10 en la localidad paquistaní de Quetta.

Con 33 víctimas, Siria fue el país en el que más periodistas murieron en 2012

Según los datos del CPJ, con sede en Nueva York, en 2012 perdieron la vida 101 periodistas, la cifra más alta desde que esta organización comenzó su recuento de víctimas, en 1992. Del total de muertos el año pasado, 70 profesionales murieron mientras cubrían enfrentamientos armados o fueron asesinados por los contendientes de un conflicto, mientras que el CPJ no ha podido confirmar las circunstancias en las que murieron los otros 31. A esta cifra hay que sumar la muerte de dos personas que no eran periodistas pero trabajaban para los medios de comunicación.

Siria, con 33 muertes, fue el país en el que más periodistas perdieron la vida durante 2012. Del total, 28 murieron por su trabajo, según el CPJ, que no pudo aclarar como perdieron la vida los otros cinco periodistas fallecidos. Desde que en marzo de 2011 comenzó la revuelta contra el régimen de Bashar al Asad, treinta y cinco periodistas han muerto en Siria, ya que en 2011 perdieron la vida otro dos.

DISPLAY CONNECTORS, SL.