Público
Público

Franja de Gaza Hamás se prepara para reconocer la frontera de 1967 con Israel

En el marco de sus elecciones, que concluirán a fines de marzo, se ha filtrado la existencia de un documento que la dirección que  contempla modificaciones sustanciales de la Carta fundacional de la organización palestina

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6
Comentarios:

Seguidores del movimiento palestino Hamas con banderas de la organización en la marcha para celebrar el 29 aniversario de su fundación. AFP/Mohammed Abed

Las direcciones de Hamás en la franja de Gaza y en el exilio han preparado una serie de modificaciones sustanciales de la Carta fundacional de la organización islamista que gobierna Gaza y que serán aprobadas oficialmente en las próximas semanas, según ha revelado el diario saudí de Londres Al Sharq al Awsat.

Las reformas propuestas cuentan con el visto bueno del jefe de la oficina política, Jaled Mashaal, y del hombre fuerte en Gaza, Ismail Hanniya, quien muy probablemente sustituirá a Mashaal en aquel cargo a fines de marzo. Las modificaciones se acordaron durante una reunión que la dirección de Hamás celebró recientemente en Doha, la capital de Qatar.

La modificación más significativa, aunque no la única, establece que Hamás acepta en principio las fronteras que existían antes de la guerra de 1967, es decir antes de que Israel ocupara Cisjordania, la franja de Gaza y el Golán sirio. Aunque no se hace un reconocimiento explícito de Israel, en la práctica eso es lo que significa.

El nuevo líder de Hamás en la franja de Gaza, Yahya Sinwar (izquierda), con el homber fuerte de la organización, Ismail Hanniya (der), en la inauguración de una mezquita en la ciudad de Rafa. AFP / Said Khatib

La dirección de Hamás espera que la reforma de la Carta fundacional facilite un acercamiento de la organización a importantes agentes en la región y también a agentes internacionales, incluidas distintas organizaciones no gubernamentales, que han permanecido alejados del grupo justamente por no reconocer al Estado de Israel.

Otra modificación sustancial consiste en definir el conflicto contra Israel como un conflicto contra “las fuerzas de ocupación” y no contra los “judíos”, como figura en la Carta fundacional. De esta manera, se tratará de suprimir el tono “antisemita” de la Carta que Israel ha denunciado desde el establecimiento de la organización islamista palestina hace treinta años.

Tras la victoria de Hamás en las elecciones de 2006, Ismail Hanniya propuso a Estados Unidos concertar una “hudna” o tregua de larga duración con Israel, pero el Estado judío ni siquiera respondió a la oferta. En aquellos momentos se habló de una tregua de cincuenta o cien años que no interesó a Israel.

Otra enmienda significativa es que Hamás se definirá a sí misma como una organización “independiente” de los Hermanos Musulmanes. Con este cambio se pretende facilitar un acercamiento al Egipto de Abdel Fattah al Sisi que considera que los Hermanos Musulmanes son un grupo terrorista prohibido y como tal es perseguido por las fuerzas de seguridad egipcias.

Hamás se fundó en diciembre de 1987, al comenzar la primera intifada, y su Carta fundacional se remonta a agosto del año siguiente. Sus inicios fueron bajo la tutela del jeque Ahmad Yasin aunque muchos de los miembros fundadores eran jóvenes que regresaron a Gaza después de estudiar en las universidades de El Cairo y Alejandría, donde se empaparon de la ideología islamista de los Hermanos Musulmanes.

Por las filtraciones que se han producido hasta ahora, las reformas de la Carta no reconocen explícitamente el derecho de Israel a existir pero en la práctica sí lo hacen. Todo indica que se sigue debatiendo este punto y que en ningún caso se negará explícitamente el derecho de Israel a existir.

Seguidores del movimiento Hamas con banderas de la organización y de Palestina en la marcha para celebrar el 29 aniversario de su fundación. AFP/Mahmud Hams

Todos estos cambios se producen como consecuencia del nuevo contexto que hay en Oriente Próximo, muy distinto al de los años ochenta, y con toda seguridad a petición de algunos países suníes de la región como Arabia Saudí y Qatar. En cualquier caso no está claro que la reforma modifique la posición de Israel con respecto a Hamás.

Fuentes de Hamás han indicado que el documento que se aprobará en las próximas semanas no significa un cambio de posición de la organización puesto que en los últimos años ya se había registrado un discurso distinto y alejado de la Carta fundacional, especialmente en el marco de la reconciliación entre las distintas facciones palestinas.

De hecho, tanto Jaled Mashaal como otros dirigentes de Hamás se han expresado más cuidadosamente en los últimos años, sin mencionar los puntos de la Carta que eran más polémicos.

La noticia no ha tenido una amplia repercusión en Israel. Mordechai Kedar, un teniente militar de la reserva especialista en asuntos palestinos, ha dicho a Público que la información de Al Sharq al Awsat “es una táctica más que no tendrá ninguna consecuencia”. “Lo que quiere Hamás es ganar puntos con Trump. Hamás comprende que para ser reconocida por los países árabes tiene que hacer algo, aunque lo que dice no tendrá ninguna consecuencia en la práctica”.