Público
Público

El último intento frustrado para salvar a Troy Davis

Un tribunal de condado deniega una apelación de última hora para sacar al reo del corredor de la muerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La apelación de última hora presentada por los abogados de Troy Davis ante un tribunal de condado para detener la ejecución del reo ha sido denegada.

La ejecución del Davis está programada para hoy a la una de la madrugada (hora española).

Según el canal WAGA TV5, de la cadena Fox, en Atlanta, la apelación ante el Tribunal Superior del Condado Butts, al sur de esa ciudad, ha argumentado que las pruebas balísticas que vincularon a Davis con el homicidio fueron erróneas.

Cientos de miles de personas y grupos de derechos civiles han rogado a las autoridades judiciales y gubernamentales de Georgia que perdonen la vida de Davis, de 42 años, y hoy continúan las vigilias y protestas frente al centro de ejecuciones en este Estado del sureste de Estados Unidos.

Los abogados dijeron que Davis está dispuesto a someterse a una prueba con un detector de mentiras si la Junta de Perdones y Libertad Vigilada, que ayer rechazó su petición de clemencia, está dispuesta a considerar los resultados.

Amnistía Internacional realizará hoy una acción de protesta

'Troy insiste tanto en su inocencia que quiere someterse a un polígrafo', ha declarado Laura Moye, portavoz de Amnistía Internacional.

'Creo que es una estrategia arriesgada. Las pruebas de polígrafo no son el tipo de prueba más sólido', ha añadido. Moye ha explicado que el procedimiento de solicitud del permiso para realizar ese tipo de prueba implicaría al fiscal del distrito del condado de Chatham, donde se cometió el crimen, o a la Junta de Indulto y Libertad Condicional de Georgia.

Amnistía Internacional y la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color van a realizar un acto de protesta este miércoles junto a la Prisión de Diagnósfico y Clasificación de Georgia.

Manifestantes piden la libertad de Davis frente al Capitolio de Georgia - AP

Está previsto que Davis sea ejecutado con inyecciones letales por el homicidio de Mak MacPhail, un agente de policía que, fuera de su horario de trabajo ejercía como vigilante en Savannah.

Algunos testigos aseguran coacción policial y otros han afirmado que no fue Davis el asesino

Después del juicio, en 1991, siete de los nueve testigos clave se ha retractado o han cambiado su declaración. Algunos han asegurado que la policía les coaccionó para que testificasen en su contra, y varios han dicho que fue otro hombre quien mató a MacPhail. Además, no hay pruebas físicas que relacionen a Davis con el crimen.

Casi un millón de personas han firmado una carta en Internet en la que piden que no sea ejecutado debido a las dudas que han surgido respecto a si fue él quien mató al agente Mark MacPhail en 1989. Entre quienes han hecho pedidos de clemencia a favor de Davis se cuentan el expresidente de EE.UU. Jimmy Carter y el papa Benedicto XVI.