Publicado: 25.07.2014 17:49 |Actualizado: 25.07.2014 17:49

Fuerte vigilancia militar a los restos del avión siniestrado en Mali

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los restos del avión de Air Algérie siniestrado en la madrugada del jueves se encuentran diseminados en un espacio de unas nueve hectáreas en la región maliense de Gossi y están vigilados por 220 militares de Francia, Mali y Holanda, informaron hoy las autoridades francesas. Se trata de una zona de sabana, "de unos 300 por 300 metros", pero de "muy difícil acceso, particularmente en temporada de lluvias", dijo en una comparecencia ante la prensa el ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius.

El dispositivo militar que controla la seguridad sobre el terreno está compuesto por 120 militares franceses, 60 malienses y 40 holandeses integrantes de la Misión de la ONU en el norte de Mali (MINUSMA). La investigación, según detalló el secretario de Estado de Transporte, Frédéric Cuvillier, se dividirá en tres fases y se iniciará con la recogida y preservación de los datos, entre los que se incluyen las cajas negras, de las que ya se ha recuperado una. La segunda fase, cuya duración dependerá del estado de ese material, implicará el "examen detallado" de esas informaciones, y la tercera consistirá en el análisis y extracción de las conclusiones sobre lo sucedido.

La localización formal de los restos del aparato, perteneciente a la compañía española Swiftair, tuvo lugar anoche a las 23.42 GMT, después de que fuentes concordantes de Mali, Burkina Faso y Holanda alertaran a Francia sobre su posible ubicación. "No es una zona de conflicto inmediato, pero la región de Gao es conocida por ser una zona insegura debido a la presencia de ciertos grupos terroristas. Tomamos todas las medidas para garantizar la seguridad de nuestros hombres y de las operaciones", afirmó el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

La única certeza que se tiene hasta el momento sobre el accidente es que el avión atravesó una franja de fuertes tormentas y que el personal de vuelo manifestó su intención de cambiar de ruta justo antes de que se perdiera el contacto con el aparato. En la investigación va a colaborar también un equipo de 21 gendarmes y policías franceses, que está previsto que lleguen al lugar de los hechos en las próximas horas, así como un equipo de expertos del organismo encargado de la investigación de accidentes aéreos, el BEA. Fabius indicó que en la investigación encabezada por las autoridades de Mali colaboran también de forma estrecha Burkina Faso, España y Argelia, y subrayó que "se va a hacer todo" para esclarecer las causas exactas del drama".

Los restos mortales de las víctimas del avión que se estrelló el jueves en Mali serán trasladados en un primer momento a la ciudad de Gao para su reconocimiento antes de que sean repatriados a sus respectivos países, indicó hoy el ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius. En una conferencia de prensa junto a los responsables franceses de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y Transporte, Frédéric Cuvillier, Fabius confirmó que todos los ocupantes del MD-83 de la compañía española Swiftair que volaba para Air Algérie entre Uagadugú y Argel han muerto. Entre los pasajeros, había 54 franceses incluyendo los que tenían doble nacionalidad, precisó.

El Ministerio francés de Exteriores ha organizado para mañana por la tarde una sesión de información con los familiares de esas víctimas, a la que asistirá el presidente, François Hollande. Francia ha enviado al lugar de la catástrofe, en el este de Mali, un equipo de expertos del organismo encargado de la investigación de accidentes aéreos, el BEA, y forenses de la Gendarmería. Todos ellos deberían llegar mañana por la mañana al lugar donde se encuentran los restos del avión, en una zona relativamente reducida de unos 300 por 300 metros cuadrados.

Diez miembros de una misma familia francesa viajaban en el avión de Air Algérie siniestrado en la madrugada del jueves en el norte de Mali, informaron hoy medios locales, según los cuales todos ellos se habían desplazado hasta Burkina Faso de vacaciones. Se trata, según indicaron los diarios "Le Dauphiné Libéré" y "Le Progrès" en su edición digital, de Michel Reynaud, de su exmujer, Michèle, de sus dos hijos, de sus dos nueras y de sus cuatro nietos, entre los cuales dos tenían 14 y 16 años de edad. En total, en el avión de la compañía española Swiftair, operado por Air Algérie, había 54 franceses, entre los cuales se incluye a personas con doble nacionalidad.

Sus familiares, según se detalló hoy en conferencia de prensa en París, serán recibidos mañana en el Ministerio de Exteriores por el presidente francés, François Hollande, con el objetivo de darles la información disponible sobre lo sucedido. El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, dijo hoy que los restos mortales de las del avión serán transportados en un primer momento a la ciudad maliense de Gao, antes de ser repatriados a sus respectivos países. La única certeza que se tiene hasta el momento sobre el accidente es que el avión atravesó una franja de fuertes tormentas y que el personal de vuelo, integrado por seis españoles, manifestó su intención de cambiar de ruta justo antes de que se perdiera el contacto con el aparato.