Publicado: 08.11.2013 07:32 |Actualizado: 08.11.2013 07:32

Fujimori: "Tengo la conciencia tranquila"

El ex presidente peruano afirma sentirse "totalmente inocente" de los delitos de lesa humanidad por los que fue condenado en 2009 y por los que cumple 25 años de cárcel.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente peruano Alberto Fujimori dijo hoy que tiene "la conciencia tranquila" con respecto a los delitos de lesa humanidad por los que fue condenado en 2009 y por los que cumple 25 años de cárcel, y reiteró sentirse "totalmente inocente". "Hasta ahora no hay una sola prueba, un solo testimonio", argumentó a la emisora Radio Programas del Perú (RPP) en la primera entrevista que ofrece a la prensa del país desde que fue extraditado a Perú desde Chile en 2007. Fujimori se comunicó por teléfono con RPP desde su prisión en un cuartel policial de Lima y respondió a los periodistas a pesar de que las autoridades le han prohibido dar entrevistas. El presidente del Instituto Nacional Penitenciario, José Luis Pérez Guadalupe, anunció que el exgobernante va a ser sancionado por ello.

El exmandatario (1990-2000) cumple una condena a 25 años de cárcel por los delitos de homicidio calificado, lesiones graves y secuestro agravado de 25 personas por los casos de las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992). Asimismo, por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer, tras el llamado "autogolpe" de Estado que dio en abril de 1992.

Durante la entrevista, Fujimori declaró que "de todas maneras" adoptará "alguna acción legal" ante las acusaciones de haber violado los derechos humanos, que calificó de "tamaña injusticia". "Lo siento muchísimo y me da tremendo pesar que [estos casos] hayan ocurrido en mi gobierno, aunque yo no soy el responsable directo ni indirecto", dijo. Añadió que durante su gestión "hay algunos errores evidentemente que se han cometido", pero también se atribuyó el éxito en la lucha contra el terrorismo y los éxitos económicos del país.

El exmandatario también afirmó que la decisión que tomó en junio pasado el presidente Ollanta Humala de negarle el indulto humanitario solicitado por sus hijos, alegando motivos de salud, fue "un golpe tremendo". "En la forma como niega el indulto, con esa dosis de animadversión, de satisfacción, algunos de mis hijos lo han sentido como de sadismo", aseguró. También dijo que no descarta volver a la política activa si eventualmente es beneficiado con el arresto domiciliario, petición que también fue rechazada la semana pasada, en primera instancia, por la Justicia.

Al referirse al actual proceso que afronta por la compra de la línea editorial de diarios sensacionalistas, la llamada prensa "chicha", durante su gestión, afirmó que su defensa se basa en su "absoluta inocencia".

La Justicia peruana ya condenó en 2005 a 29 personas por ese caso, entre ellos el exasesor Vladimiro Montesinos, quien fue sentenciado a 8 años de prisión, y los exgenerales Elesván Bello y José Villanueva por los delitos de peculado (mal uso de fondos públicos) y asociación ilícita para delinquir. La Fiscalía ha pedido 8 años de prisión y el pago de un millón de dólares por reparación civil para Fujimori por el desvío de 122 millones de soles (43 millones de dólares) del presupuesto de las Fuerzas Armadas hacia el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), manejado entonces por Montesinos. Con esos fondos, el entonces asesor pagó miles de dólares a los dueños de varios diarios sensacionalistas para atacar a los rivales políticos de Fujimori durante la campaña electoral de 2000.

El exgobernante también se quejó de que la audiencia de hoy del proceso sólo haya durado diez minutos y de que la presidenta del tribunal le haya llamado la atención por distraerse. Afirmó que cuando terminó la audiencia fue supervisado por un médico que constató que su presión arterial estaba muy elevada y se encontraba "al borde del derrame".

Fujimori también rechazó las críticas que se hacen a la vestimenta informal y desaliñada que presenta en las audiencias y aseguró que se trata de una prescripción médica. "En caso me ocurra una emergencia con esa ropa me pueden tratar", acotó antes de asegurar que actualmente pesa 61,9 kilos. "Todo esto son constataciones médicas y si me ven así, flaco, es porque sencillamente yo he bajado veinte kilos", indicó. En ese momento de sus comentarios, Fujimori aseguró que agentes del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) le habían pedido que terminara la comunicación "por orden superior".