Público
Público

G-8 y FMI abren el grifo para los países árabes

Egipto, Túnez, Jordania, Marruecos y Libia recibirán 72.000 millones de dólares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los países del G-8 y el Fondo Monetario Internacional (FMI) abrieron ayer el grifo para los países del mundo árabe que acaban de deshacerse de sus dictaduras. Los países que componen la recién creada Asociación de Deauville(Túnez, Egipto, Marruecos y Jordania) recibirán de los miembros del G-8 ayudas de 38.000 millones de dólares de aquí a 2013 y el FMI pone otros 35.000 millones.

No obstante, los donantes, reunidos ayer en Marsella, subrayaron que todo ello depende del respeto de 'la integración económica mundial y regional' y del 'apoyo al sector privado' de los nuevos gobiernos que puedan surgir. En su anterior reunión, en mayo pasado en la localidad francesa de Deauville, el G-8 se había comprometido a ayudar a Egipto y Túnez, donde las revueltas populares habían acabado con los regímenes de Mubarak y Ben Ali. Posteriormente, la Asociación de Deauville fue ampliada para acoger también a Jordania y Marruecos, a pesar de que en estos dos países la Primavera Árabe aún no ha sido suficientemente fuerte para amenazar a los líderes autocráticos.

Ayer, los países poderosos acogieron también con los brazos abiertos a los nuevos gobernantes libios en el seno de la Asociación de Deauville.Y, en forma de bienvenida, les subrayaron con insistencia la necesidad de impulsar rápido 'la producción y la exportación de productos petrolíferos'.

Los países del G-7 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Canadá e Italia, además de la Comisión Europea) más Rusia y el FMI, celebraron en Marsella una reunión de seguimiento sobre el supuesto apoyo que la comunidad internacional brinda a las revoluciones democráticas árabes. La gran novedad fue que todos ellos acogieron y reconocieron al Consejo Nacional de Transición (CNT), el nuevo Gobierno libio, como interlocutor económico.

'Saludamos la presencia de Libia en nuestra reunión de Marsella y aplaudimos su participación futura en la Asociación de Deauville', reza el comunicado del G-8 de ayer, dando por sentado que Libia va a reunirse con los otros países que ya son miembros de esta nueva asociación.

'Respaldamos plenamente los esfuerzos de las autoridades libias por garantizar una utilización transparente y responsable de los activos desbloqueados en favor del pueblo libio y estamos firmemente resueltos a obtener el levantamiento del bloqueo de haberes en el marco de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU', escriben, en referencia a la fortuna del régimen anterior esparcida por todo el mundo (70.000 millones, por ejemplo, sólo en liquidez del ex fondo soberano libio) .

Capítulo particular fueron los hidrocarburos. 'Insis-timos en la importancia de un apoyo internacional para ayudar al CNT a restaurar la actividad económica, en particular la producción y la exportación de productos petroleros y de gas', subrayan.