Publicado: 24.03.2014 20:39 |Actualizado: 24.03.2014 20:39

El G7 fija una cumbre en Bruselas en lugar de acudir a la del G8 en Rusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los jefes de Estado y de Gobierno del G7 celebrarán una cumbre en Bruselas en junio próximo, anunció hoy el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

En un mensaje en la red social Twitter, Van Rompuy escribió que "los líderes del G7 no participarán (en las reuniones del G8) en Sochi", ciudad rusa en la que esa reunión con el formato de ocho países iba a celebrarse el 4 y 5 de junio.

Así lo decidieron los líderes del G7 (formado por Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, EEUU, Canadá y Japón) en una reunión convocada en La Haya por el presidente estadounidense, Barack Obama, para discutir la crisis en Ucrania y tratar de adoptar una posición común frente a Rusia tras la anexión por parte de Moscú de la república autónoma de Crimea.

Van Rompuy, que participa en el encuentro en representación de la Unión Europea, confirmó la decisión de anular la cumbre del G8 prevista con Rusia en la ciudad de Sochi para celebrarla en la capital belga sin posibilitar la participación del presidente ruso, Vladímir Putin.

El primer ministro británico, David Cameron, ya había adelantado la posibilidad de anular la cumbre en Sochi como una nueva medida de castigo a Rusia. La posibilidad de excluir a Moscú de ese club de países poderosos, al que se unió en 1998, era evaluada por los líderes en este encuentro, convocado en los márgenes de la Cumbre de Seguridad Nuclear que reúne hoy y mañana en La Haya a más de 50 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo.

A la cita no asistió Putin pero sí su ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, quien dejó claro que el presidente ruso había decidido hacía "meses" no asistir por cuestiones "pragmáticas" a esa cita en esta capital holandesa. Momentos antes de empezar la reunión del G7 en la residencia oficial del primer ministro holandés, Mark Rutte, Lavrov ofreció una rueda de prensa en la que aseguró que no veía "un gran problema" en que Rusia no participase en el G8.

"El G8 solía ser una plataforma de diálogo entre Occidente y Rusia", comentó Lavrov, quien añadió que "si nuestros socios occidentales creen que no debe mantenerse, no hay problema si no se reúne".