Público
Público

Gadafi insta a sus seguidores a luchar y dejar "que el país arda"

En una nueva grabación de audio, el dictador fugitivo niega tener intención de rendirse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El día en el que se cumplían 42 años del golpe de Estado que permitió al coronel Muamar Gadafi hacerse con el poder en Libia, el dictador huido volvió ayer a instar a sus seguidores a proseguir la 'resistencia' contra los rebeldes y a luchar 'de ciudad en ciudad, de valle en valle, de montaña en montaña'.

'Si Libia arde en llamas, ¿quién va ser capaz de gobernarla? Dejad que el país arda', conminó Gadafi a sus seguidores en una grabación sonora emitida por la televisión por satélite siria Al Rai. Una alocución que se vio interrumpida abruptamente en medio del discurso del ya exlíder libio.

'¿Somos nosotros mujeres que se entregan, o qué?', espeta el exlíder

El tirano, a cuya cabeza han puesto precio los rebeldes, y cuyo paradero sigue siendo una incógnita, aseguró también que las tribus de Sirte y de Beni Walid dos regiones aún en manos de sus partidarios 'están armadas y no podrán ser sometidas'.

Como en sus tres anteriores alocuciones desde la caída de Trípoli, las palabras de Gadafi discurrieron por un sendero ajeno a la realidad. Entre otras cosas, el dictador aseguró que la OTAN 'se está derrumbando y sus agentes [los rebeldes ] también se están derrumbando'. Asimismo, amenazó con 'una guerra prolongada, si es que [los rebeldes] la desean prolongada'. El tirano negó a su vez tener intención alguna de rendirse: '¿Somos nosotros mujeres que se entregan a sus maridos, o qué?'

Argelia se ha negado a acoger al tirano, según fuentes de ese país

Este discurso amenazante, destinado a sus cada vez más acorralados partidarios, no es óbice para que el dictador esté tratando al mismo tiempo de hallar una salida personal para evitar caer en las manos de las nuevas autoridades libias.

El diario argelino Al Watan, que citaba a fuentes cercanas a la presidencia del país, informó ayer de que las autoridades argelinas han rechazado la entrada en el país de Gadafi, que, de acuerdo con dichas fuentes, podría encontrarse en la ciudad libia de Gadamesh. Según el periódico, el dictador trató de hablar por teléfono con el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, que se negó a ponerse.

Pese a que Argelia es el único país magrebí que no ha reconocido aún a la dirección rebelde como Gobierno legítimo, Argel asegura que en ningún caso acogerá a Gadafi, como sí ha hecho con parte de su familia. La mujer y tres de los hijos de Gadafi entraron en Argelia el lunes después de viajar desde Sirte, cuna del dictador y otro de los lugares donde se le ha situado.