Público
Público

Gadafi todavía tiene amigos en la Unión Africana

Suráfrica lidera la oposición al reconocimiento del CNT

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Muamar Gadafi está a punto de sucumbir pero las alianzas que tejió en el pasado al parecer aún prevalecen, por lo menos entre algunos de sus socios africanos. El mejor paradigma de esta realidad fue el rechazo de la Unión Africana (UA) a reconocer, en la reunión que mantuvo en Etiopía, al Consejo Nacional de Transición (CNT) como el Gobierno legítimo libio.

La decisión supone un varapalo para los rebeldes en su intento de ganar legitimidad internacional en plena caída del régimen y demuestra que Gadafi aún goza de cierta influencia entre sus vecinos. De hecho, el coronel libio era el principal impulsor de la Unión Africana y uno de sus mayores acreedores al aportar alrededor del 15% de su presupuesto. Algunas de sus propuestas incluían la creación de una suerte de Estados Unidos Africanos o la construcción de una autopista panafricana.

En la reunión en Etiopía, la UA hizo un llamamiento a la formación de un gobierno de unidad para afrontar la transición en Libia y descartó apoyar al CNT mientras continúen los combates. El bloque regional no llegó a un acuerdo, pese a que veinte países africanos ya han reconocido a los rebeldes libios, sobre el conjunto de 54 naciones que componen la UA, según Reuters. La Liga Árabe reconoció el miércoles a los rebeldes, algo que ya han hecho unos 40 países.

El encuentro fue convocado por el Consejo de Paz y Seguridad de la UA, integrado por 15 naciones, de las cuales sólo acudieron los jefes de Estado de Suráfrica, Uganda y Yibuti. Suráfrica, Uganda y Zimbabue –también presente en el Consejo– son de los países que más han defendido a Gadafi últimamente.

De hecho, el surafricano Jacob Zuma se reafirmó ayer en su oposición de dar legitimidad a los rebeldes, al asegurar que los países que sí los reconocen, como Nigeria o Etiopía, “lo han hecho en base a su política de soberanía e interés”. “Desde luego, la UA está unida en su posición. Hay un proceso en Libia en el que las fuerzas del CNT están tomando Trípoli y dicen que controlan la ciudad, pero siguen los combates. Si todavía hay una lucha (...) no podemos decir que ésta (CNT) es la autoridad legítima”, aseveró Zuma.

Desde el estallido del conflicto libio en febrero, Zuma se reunió en varias ocasiones con Gadafi en Trípoli para tratar, sin éxito, de lograr una solución pacífica y negociada a la crisis. La resistencia surafricana también planó sobre el Consejo de Seguridad de la ONU que acordó el jueves, tras intensas reuniones, entregar al CNT unos 1.000 millones de euros de fondos libios congelados en Estados Unidos.

Otros países africanos, como Zimbabue y Argelia también han rechazado, en los últimos días, reconocer a los rebeldes. Burkina Faso sí que lo ha hecho, pero a la vez ha ofrecido refugio a Gadafi. Por otra parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-mon, habló este viernes sobre Libia con delegados de la UE, la Liga Árabe, la Organización de la Conferencia Islámica y la Unión Africana.