Público
Público

Gallos de pelea, televisiones y prostitutas en un penal mexicano

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En México la ley se toma demasiadas veces a la ligera. Hasta dentro de las cárceles. La corrupción que impregna cada poro de este país ha hecho de ellas negocios para los que más pagan. En cualquier visita a un penal mexicano puedes encontrar televisores en las celdas de los reclusos, aunque la legislación lo prohíba.

En el Centro de Readaptación de Acapulco encontraron ayer más de un centenar. Pero eso no es lo único escandaloso: los presos tenían hasta un criadero de gallos de pelea, para organizar combates. Lo descubrió la Policía Federal cuando entró a trasladar 60 reos a otra cárcel de alta seguridad. Junto a los reclusos, los agentes encontraron dos sacos de marihuana, 100 gallos de pelea, 23 gallinas, dos pavos, armas, 12 prostitutas y seis reclusas durmiendo con los hombres.

Al portavoz del Gobierno del Estado, Arturo Martínez, se le escapaba media sonrisa al leer las incautaciones. A quién no le debió hacer ninguna gracia que se descubriese el pastel fue al director de la cárcel, Carlos Coronel, que ha sido cesado de su cargo. El año pasado otra directora de una cárcel de Nuevo León, al norte del país, corrió la misma suerte al descubrirse que dejaba salir a presos armados todas las noches a delinquir.

En todo el país son comunes los motines y los enfrentamientos entre reclusos. A menudo los cárteles se disputan el control de las celdas y el tráfico de droga. En septiembre, en un penal de Chihuahua descubrieron 24 armas largas, mientras un preso de Sonora vendía boletos para rifar una celda de 'lujo' entre los internos, con muebles, electrodomésticos y hasta aire acondicionado.