Público
Público

Gases lacrimógenos y detenciones en la quinta huelga general griega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Grecia se ha vuelto a paralizar en la quinta huelga general que vive el país en lo que va de año. Los principales sindicatos helenos, que representan a la mitad de la población activa, han convocado el paro que afecta a todos los servicios públicos, los vuelos y el ferrocarril, así como la actividad económica en las empresas privadas, la enseñanza, la salud y los bancos.

Unas 20.000 personas se han manifestado en el centro de Atenas en protesta por los recortes en sueldos y pensiones, el aumento de impuestos y los despidos que no logran alejar al país de la posible bancarrota a pesar de las medidas de austeridad que está imponiendo el Ejecutivo heleno.

El ambiente se ha caldeado cuando la policía se ha enfrentado con un grupo de jóvenes en la plaza Sintagma. Las fuerzas de seguridad ha empleado gases lacrimógenes para dispersar a los manifestantes y ha efectuado varios detenciones para responder al lanzamiento de piedras y artefactos incendiarios contra las brigadas antidisturbios en torno al Parlamento. Otro incidente ocurrió en las afueras de la rectoría de la Universidad de Atenas cuando unas 500 personas que protestaban contra las reformas en la educación, se enfrentaron a la policía.

Los controladores aéreos de todo el país están en huelga y desde la pasada medianoche no se ha realizado ningún vuelo, según ha informado un portavoz del aeropuerto internacional de Atenas, 'Elefterios Venizelos'. Cientos de vuelos han sido cancelados hoy y otra centena modificados desde anoche, situación que se mantendrá hasta la madrugada del jueves.

A la huelga se han sumado también los abogados, farmacéuticos y empleados de los ayuntamientos

A la huelga se han sumado también los abogados, farmacéuticos y empleados de los ayuntamientos, y otros profesionales. Los guardias externos de las cárceles, que trasladan a los prisioneros, unos 1.500 en todo el país, protestaban esta mañana con pancartas en las afueras de los recintos penitenciarios por la pérdida de sus ingresos, que alcanza en algunos casos el 50%, y la falta de personal. Asimismo, los médicos de los hospitales públicos atienden sólo a casos de emergencia.

El transporte público llevó a cabo un paro de tres horas al comienzo de la jornada, pero empezó a funcionar a partir de las 09.00 (06.00 GMT) para transportar a la gente a las manifestaciones. También están en huelga los funcionarios del ministerio de Cultura, lo que ha significado el cierre de todos los monumentos, incluidos museos y la Acrópolis de Atenas, una de las atracciones que más turistas atrae de todo el mundo.

La confederación de trabajadores que representa al sector privado (GSEE) ha asegurado que el ausentismo laboral 'rozó en muchos sectores el 90%'. Añadió que 'los manifestantes también lanzaron un mensaje fuerte de protesta contra las políticas del Gobierno y el chantaje de la troika (los acreedores internacionales de Grecia)'. Además, reiteró su llamada a una nueva huelga general de 24 horas convocada para el próximo 19 de octubre, junto con el ADEDY, el sindicato de funcionaros públicos. 

El Ejecutivo dice planear un referendo que Papandréu ya rechazó hace un mes 

Las medidas de austeridad, acordadas con la Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) y exigidas por esas instituciones para aportar la ayuda externa en forma de préstamos, mantienen al país en la recesión, que se prevé del 5,5% este año, y aumentan el desempleo, calculado en el 15,2%. El proyecto de ley sobre la reducción de la plantilla en el sector público y la rebaja de sueldos y pensiones será tramitado mañana en el Parlamento y votado hacia finales de octubre.

El Ejecutivo griego, en boca de su ministro de Interior, Haris Kastanidis, ha informado que está planeando convocar un referendo nacional de apoyo a su getión de la crisis económica. Aún así, Kastanidi no ha especificado ningún detalle más, ni la fecha ni la pregunta exacta que se formulará a los ciudadanos. El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, ya se había comprometido hace dos años, cuando subió al poder, a realziar una consulta sobre las reformas del país, pero hace un mes descartó esta opción para decantarse a favor de preguntar sobre la permanencia de Grecia en la eurozona.