Público
Público

Gates augura un futuro muy negro para la OTAN

EEUU cree que los países europeos deben mandar más tropas a Libia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, advirtió ayer a la OTAN de que le espera un 'futuro oscuro, sino muy negro' si no neutraliza las 'graves lagunas en cuanto a recursos' que sus miembros han puesto a disposición de la operación en Libia.

Gates, que ha anunciado que se retirará este año, preparó el discurso que ayer dio en Bruselas como 'cierre de un ciclo', según reconoció en su intervención. Y en el momento de las despedidas, el secretario de Defensa no ahorró crudeza a la hora de exponer lo que él cree una amenaza para la seguridad atlántica: la falta de compromiso de sus socios europeos. 'Los futuros líderes de EEUU, aquellos para los que la Guerra Fría no fue una experiencia educativa como para mí, pueden considerar que el retorno de la inversión en la OTAN no merece la pena', advirtió. Entre sus razones está Libia, una guerra que pretendía ser quirúrgica, una demostración de poderío militar y tecnológico que acabara con el régimen de Gadafi en pocas semanas. No ha ocurrido así, y la Alianza prorrogó tres meses su misión sin que ninguno de los Gobiernos europeos comprometiese más recursos, a pesar de las presiones del propio Gates a países como España, Alemania o Turquía.

Sin embargo, entre sus reproches también está Afganistán, la prioridad de Washington. 'Durante demasiado tiempo el esfuerzo militar ha sufrido una falta de recursos y atención', dijo Gates. Según él, la Alianza 'no se puede permitir que algunos países que contribuyen con tropas saquen a sus soldados con su propio calendario de manera que se dañe la misión y se creen riesgos para otros aliados'.

'Unos miembros de la Alianza hacen tareas suaves y otro duras', dice Gates

Para EEUU, Libia ha sido la prueba de fuego definitiva. Washington, que lideró la operación, pero pronto dejó el protagonismo a los ejércitos europeos, encabezados por Francia y Reino Unido, cree 'inaceptable' que tan sólo ocho países permitan a sus soldados participar en misiones de ataque.

La referencia es en sí misma una manera de presionar a España, que tiene aviones F-18 en misiones sólo de vigilancia. Según Gates, la OTAN se ha convertido parcialmente en una ONG en la que 'unos miembros se especializan en tareas suaves, humanitarias, de desarrollo, y otros se encargan de las duras, las de combate'.

Según Gates, 'la cruda realidad' es que EEUU mostrará una 'paciencia y apetitos menguantes' a la hora de 'gastar cada vez más dinero en nombre de países que aparentemente no quieren comprometer los recursos necesarios'. Y, 'si fracasamos al asumir nuestra responsabilidad, ¿quién ocupará nuestro lugar y qué clase de mundo le estaremos dejando?', se preguntó.