Público
Público

Los gays británicos, un paso más cerca del altar

La Cámara de los Comunes ha dado luz verde al Proyecto de Ley del Matrimonio homosexual, mañana se remitirá mañana a la Cámara de los Lores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Reino Unido podría ser el próximo país en aprobar el matrimonio homosexual próximamente. Al contrario que Francia, donde ha habido una importante oposición tanto a nivel político como social contra esta medida que el socialista François Hollande se puso como objetivo de la legislatura, los británicos no han tenido tantos problemas y el proyecto de ley ya ha pasado este martes la tercera y última lectura en la Cámara de los Comunes, donde los diputados han dado luz verde antes de que la legislación se remita mañana a la Cámara de los Lores.

En momento de división entre los conservadores, se espera que buena parte de los parlamentarios tories no apoye el proyecto debido a su oposición a los matrimonios entre parejas del mismo sexo, pero todo indica que la legislación saldrá adelante por el respaldo de los principales partidos de la oposición.

La votación de hoy será también una prueba para el primer ministro británico, David Cameron, que afronta una rebelión interna por el referéndum sobre la Unión Europea y ahora el rechazo de una parte de sus diputados al matrimonio homosexual. Este proyecto, muy respaldado por Cameron, consiguió superar ayer un fuerte obstáculo que hubiera retrasado la aprobación del texto legislativo cuando la cámara baja votó en contra de una enmienda que pedía que el derecho que tienen las parejas gay de celebrar uniones civiles pueda ser extendido también a las heterosexuales.

Desde el 2005, las parejas del mismo sexo pueden celebrar uniones civiles en ayuntamientos británicos, lo que les da derechos y responsabilidades similares al matrimonio civil sin estar casados. Con esas uniones, las parejas homosexuales tienen derecho, por ejemplo, que uno de ellos pueda heredar el patrimonio del otro si éste muere. Mientras, las parejas heterosexuales pueden contraer matrimonio civil o religioso, con todos los derechos que ello implica y las mujeres pueden adoptar el apellido del marido, pero no pueden acceder a las 'uniones civiles'.

Cameron defiende el proyecto de ley frente a una parte de sus diputados, que votarán en contra

Tras un acuerdo entre el liderazgo tory y el Partido Laborista, primero de la oposición, éste, en lugar de abstenerse como pensaba, rechazó ayer la enmienda, derrotada por 375 votos frente a 70. Esta enmienda había sido presentada por el diputado conservador Tim Loughton, cuyo objetivo era dificultar el trámite parlamentario de la legislación ante el descontento de varios diputados 'tories'.

El proyecto ya había sido debatido y aprobado en su segunda lectura el pasado mes de febrero, cuando cerca de la mitad de los diputados conservadores rechazaron el texto legislativo. Todo indica que la legislación entrará en vigor para que los gays y lesbianas puedan casarse desde 2014 en Inglaterra y Gales (Escocia e Irlanda del Norte tienen competencias transferidas) en ayuntamientos y templos religiosos que lo autoricen, pero nunca en iglesias anglicanas.

El proyecto ha molestado particularmente a las bases conservadoras, que creen que el apoyo de Cameron hará 'virtualmente imposible' que esta formación gane las elecciones generales en 2015. En este sentido, unos treinta presidentes actuales y expresidentes de grupos conservadores en distintas regiones del país enviaron el domingo una carta a Cameron para manifestar su preocupación por su respaldo al proyecto.

El pasado febrero, la propuesta fue aprobada -en segunda lectura- por una amplia mayoría de 400 votos a favor y 175 en contra, en una cámara compuesta por 303 parlamentarios 'tories', 255 laboristas y 57 liberaldemócratas, además de otras formaciones menores. Además del descontento tory por este proyecto, Cameron afronta el malestar del ala euroescéptica de su formación porque el premier no incluyó en su programa legislativo para el actual curso parlamentario la promesa de celebrar un referéndum sobre la permanencia o salida de la UE si gana las elecciones generales en 2015.