Público
Público

Los gitanos acusan a la Policía de tener un fichero étnico

Las asociaciones de romaníes de Francia denuncian a la gendarmería

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La gendarmería francesa tiene un fichero étnico ilegal con la genealogía de familias gitanas equiparada a ciertos tipos de delitos. Eso es lo que figura en la denuncia presentada ante la Fiscalía de París por cuatro asociaciones romaníes francesas decididas a dar la batalla contra la ola de xenofobia lanzada por el presidente Nicolas Sarkozy. Las asociaciones exigen la apertura de un sumario judicial por este presunto delito que viola el artículo 1 de la Constitución de la República francesa.

La Voix des Roms, la Unión Francesa de Asociaciones Zíngaras (UFAT), la Federación Nacional de Asociaciones Solidarias con los Zíngaros y la Gente del Viaje (FNASAT), y la Asociación Nacional de Gente del Viaje Católica (ANGVC) afirman haber dado por casualidad, vía internet, con la existencia del fichero. Se le conoce con el nombre MENS, siglas en francés de Minorías Étnicas No Sedentarizadas, y efectivamente pueden encontrarse huellas en algunos intranets de la Gendarmería Nacional y de las prefecturas.

Las asociaciones presentaron la denuncia el miércoles por mediación de los abogados penalistas William Bourdon, Henri Braun y Françoise Cotta. Atestaron mediante notario la existencia de las trazas de ese fichero, cosa que les protege a ellos y a los gitanos asociados contra una eventual represalia por 'denuncia calumniosa'.

Ahora exigen que una instrucción sea abierta por el presunto delito, juzgado gravísimo en Francia, de 'tenencia de datos de carácter personal que hacen aparecer los orígenes raciales y étnicos'. Está castigado con un máximo de cinco años de cárcel y 300.000 euros de multa por los artículos del Código Penal que viola.

Políticamente, es aún más grave. La existencia de un fichero racial en la gendarmería incurriría en una violación del artículo más sagrado de la Constitución. El que dice que la República 'garantiza la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos, sin distinción de origen, de raza o de religión'.

Según Le Monde y la agencia AFP, que tuvieron acceso al conjunto de la denuncia, el MENS fue citado por un alto oficial de gendarmería en un coloquio celebrado en Lille en 2004, evocando una 'genealogía de familias romaníes', presentándolas región por región, y relacionándola con sus supuestas 'especialidades', del tipo 'tráfico de vehículos' o 'fraude'.

El ministro del Interior, Brice Hortefeux, fue prudente y afirmó que 'no tenía conocimiento' de la existencia de tal fichero, aunque sí reconoció que había existido un 'fichero genealógico' hasta el 13 de diciembre de 2007. En lugar de pronunciarse de inmediato a favor de la instrucción de un sumario, Hortefeux se limitó a afirmar que va a movilizar a un grupo especializado. Se trata de una comisión dirigida por Alain Bauer, un íntimo de Sarkozy que ha conseguido varios altos cargos muy bien remunerados desde 2007.

El ministro del Interior fue condenado en junio pasado por 'injurias raciales'. Su director de gabinete, Michel Bart, comparecerá el 23 de noviembre por 'incitación al odio racial', al ser autor de una circular ministerial antigitanos que provocó un conflicto con la UE.

Las redes antirracistas francesas exigen desde 2008 a la Comisión de Bruselas que siente a Francia en el banquillo de la Corte Europea de Justicia, única habilitada para sancionar a un Estado por violaciones de los Tratados. Precisamente ayer, el Consejo de Europa aprobó un informe contra la estigmatización de los gitanos por las estrategias de seguridad.