Público
Público

El Gobierno británico prevé despidos masivos en todo el país

Medio millón de funcionarios perderá el empleo por la reducción de gastos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un descuido de un ministro permitió ayer saber que el Gobierno británico calcula que cerca de medio millón de empleados de la función pública perderá su puesto de trabajo a causa del recorte del gasto público. El teleobjetivo de un fotógrafo fue suficiente para sacar una imagen de los papeles que estaba leyendo en su coche Danny Alexander, número dos del Ministerio de Hacienda.

El documento fotografiado es parte de los planes de recorte del gasto público que el ministro de Hacienda, George Osborne, presentará hoy en la Cámara de los Comunes. Aparece claramente la estimación de la cifra de despidos que habrá en la Administración: 490.000. Es la primera vez que se conoce un dato que hasta ahora el Gobierno no había querido revelar.

Otros cálculos, hechos por institutos de estudios privados, elevan la cifra de empleos perdidos por los planes de austeridad a un millón, al sumar el paro que se producirá en el sector privado a lo largo de esta legislatura.

Estas cifras reforzarán la determinación de los sindicatos de oponerse en la calle a los planes del Gobierno de David Cameron. Ayer comenzaron su campaña con un mitin en el que los principales líderes sindicales esbozaron su estrategia.

'Los recortes no son una necesidad económica, como nos quieren hacer ver, sino una opción política', afirmó Brendan Barber, líder de los Trade Unions (la confederación que agrupa a todas las centrales). Barber afirmó que hay alternativas, que pasan por imponer impuestos 'más justos', en una referencia a los bancos: 'Que paguen más los que crearon esta crisis'.

El líder laborista, Ed Miliband, no estuvo en la concentración a pesar de que durante las primarias que acabaron con su elección había comprometido su asistencia.

El partido dijo después que no se trataba de una manifestación, como se dijo inicialmente, sino de un acto interno de los sindicatos, y que Miliband se reunió después en privado con un grupo de dirigentes sindicales.