Público
Público

El gobierno checo intentará prohibir al Partido Comunista

El gobierno interpondrá una denuncia para tratar de prohibir al Partido Comunista de Bohemia y Moravia. Los comunistas son la cuarta fuerza política en la Cámara Baja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de la República Checa presentará a final de año al Tribunal Administrativo Superior una denuncia, la primera en su historia democrática, para abolir el Partido Comunista de Bohemia y Moravia (KSCM).

Con todo, el ministerio del Interior del país ve 'difícil' que su iniciativa pueda prosperar, ya que en un dictamen de hace unos años el propio ministerio reconoció que había sopesado abolir la formación, pero finalmente ni lo intentó: 'No teníamos posibilidades de éxito', adujo.

 Según el gobierno checo, el KSCM apoya el 'régimen criminal y a sus dirigentes y adora a Stalin, Gottwald y otros promotores de la violencia'.

En las elecciones de mayo de 2010, el KSCM obtuvo 26 diputados, el 13% de los escaños de la Cámara baja. Fue el cuarto partido más votado, por detrás de socialdemócratas (CSSD), conservadores (ODS) y conservadores liberales (TOP 09).

Según el politólogo Stanislav Balik de la Universidad de Masaryk, la posibilidad de prohibir el Partido Comunista es realmente baja,  se trataría de un gesto simbólico. 'Según muchos indicios, no parece que vaya a tener un éxito'.  El profesor añade que 'para el Gobierno el resultado no es importante, sino el proceso'. 'El Gobierno tiene la voluntad de hacer algo, pero no está todo a su alcance para resolverlo ', apostilla. 

'Para el Gobierno el resultado no es importante, sino el proceso'

Por otro lado, el Presidente del Partido Comunista KSCM, Vojtech Filip, ha advertido de que 'el gobierno no progresa profesionalmente ni políticamente, y amenaza la vergüenza internacional' con esta denuncia.

El Ministerio del Interior ya ilegalizó en 2006 el 'Konsomol' o Agrupación de Juventudes Comunistas (KSM), por ir en contra de la propiedad privada y en favor de la colectivización de los medios de producción.

La prohibición fue impugnada por las Juventudes Comunistas mediante un recurso de casación ante el Tribunal Administrativo Superior, y los juzgados de primera instancia fallaron a favor de KSM en enero de 2010, con lo que se reanudó su actividad.