Público
Público

El Gobierno de Chipre justifica el rescate como la "única solución" y la oposición lo tacha de "humillación y chantaje"

El presidente chipriota vende el 'corralito' como un éxito para "evitar la bancarrota" pero el resto de partidos meditan pedir la salida del euro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Chipre se ha despertado este sábado con un rescate pactado entre la troika y el gobierno del país por valor de 10.000 millones de euros que impone el primer 'corralito' en un país de la Unión Europa. El rescate incluye un paquete de medidas recaudatorias con la imposición de un impuesto, que se aplicará de una sola vez y afectará a residentes y no residentes en el país. Ese impuesto gravará con un 9,9% los depósitos de más de 100.000 euros y con un 6,75% los de menos de esa cantidad. Para hacer posible el cobro de la tasa, el gobierno de Chipre impedirá retirar la cantidad correspondiente de todos los depósitos.

Ante la medida, miles de ciudadanos se han mostrado indignados tanto por la quita que el Eurogrupo les va a imponer como por la retención de sus ahorros y han hecho colas interminables junto a los cajeros de las entidades bancarias con la intención de sacar en efectivo gran parte de sus depósitos.

Sin embargo el presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, ha intentado justificar el rescate como 'la única solución para evitar la bancarrota en el país' y esperará hasta mañana para dirigirse a la nación y dar las explicaciones pertinentes a los ciudadanos.  'La decisión que hemos elegido puede ser dolorosa, pero es la única que nos permitirá seguir con nuestras vidas. Es una decisión que lleva al histórico y definitivo rescate de nuestra economía', explicó a través de un comunicado recogido por el diario 'Cyprus Mail'.

De haber fracasado el acuerdo, aseguró, uno de los principales bancos de Chipre habría desaparecido el próximo martes, porque el Banco Central Europeo le habría cortado la liquidez. Otros bancos habrían seguido después el mismo rumbo y, como consecuencia, más de 8.000 familias se habrían sumado a la cola del paro, por no mencionar la pérdida de confianza de los inversores extranjeros.

Anastasiades, que asumió el cargo el pasado 28 de febrero, no quiso reprobar la herencia del gobierno anterior liderado por el comunista Dimitris Christofias. 'Está bien claro que la profunda crisis económica y el estado de emergencia en el que nos encontramos no han llegado en los últimos 15 días, cuando asumimos la administración, pero la gravedad de la situación no me permite, ni a mí ni a nadie, enzarzarme en un juego de acusaciones', manifestó.

El ministro de Finanzas chipriota, Michalis Sarris, lamentó profundamente las consecuencias que comporta el acuerdo de rescate por el que se recaudará un porcentaje de los depósitos bancarios a los chipriotas en función del dinero que tengan guardado. 'Ojalá no hubiera sido el ministro responsable de emprender esta medida', hizo saber inmediatamente después de las conversaciones en Bruselas. 'Habríamos perdido mucho más dinero con la bancarrota', añadió a la cadena estatal CYBC.

No está tan de acuerdo con la decisión la oposición chipriota. El líder del Partido Progresista de los Trabajadores (AKEL), Andros Kiprianou, ha calificado de 'neocolonial' la actitud de la 'troika'. 'Están intentando imponer sus opciones políticas a Chipre, con condiciones para la gente y para el país similares a las impuestas a otros países del sur de Europa'. Y ha responsabilizado directamente al flamante presidente, el conservador Nicos Anastasiades, de las duras condiciones de este rescate.

También el socialista Movimiento para Socialdemocracia (EDEK) ha criticado a la UE, que 'entierra el principio de la solidaridad comunitaria', y al Gobierno por su 'rendición incondicional' a las demandas de la 'troika'. 'No toleraremos estas medidas sin precedentes, catastróficas, ni tampoco la humillación de la República de Chipre y de su pueblo', ha señalado el EDEK en un comunicado.

Mientras, el Partido Democrático (DIKO), socio de gobierno de la Unión Demócrata, el partido de Anastasiades, se ha mostrado más cauto y no ha querido expresar ninguna opinión hasta que reciba todos los detalles sobre el rescate. Sin embargo, sí ha denunciado el 'chantaje inaceptable' ejercido desde ciertos ámbitos de la UE para que Chipre aceptase el rescate.