Público
Público

El Gobierno de Ecuador decreta el estado de excepción

Las protestas de la policía llevan el caos al país suramericano. Su presidente, Rafael Correa, denuncia un "intento de golpe de Estado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una protesta de la policía por la eliminación de incentivos profesionales ha degenerado en un auténtico caos en Ecuador.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha acusado a la oposición de intentar derrocarle con un golpe de Estado. Correa está cercado en el hospital donde fue ingresado tras ser agredido por los manifestantes.

Los ciudadanos que intentan acercarse hasta allí, donde se han congregado miles de personas, están siendo dispersados con gases lacrimógenos por policías insubordinados. El vicepresidente, Lenín Moreno, dijo a la televisión que Correa está custodiado por uniformados rebeldes, por lo que lo tildó de víctima de un intento de secuestro. 'Un grupo de desadaptados ha intentado secuestrar al presidente de la República'.

Además, un grupo de policías ocupó la sede de la Asamblea Nacional e impidió el ingreso o salida de las personas que trabajan allí. Varios legisladores han denunciado que fueron desalojados por los agentes de edificios aledaños a la Asamblea, donde tienen sus despachos. 'Todo está tranquilo, pero los policías impiden la entrada o salida de personas', incluidos los legisladores, precisó la fuente de la Asamblea.

Por su parte, Omar Simon, presidente del Consejo Nacional Electoral, pidió a los policías, en una rueda de prensa emitida por televisión, que usen los canales democráticos de diálogo para expresar sus quejas y les solicitó que depongan el uso de la fuerza para que el país 'vuelva a la calma y a la normalidad'.

El Gobierno ecuatoriano ha anunciado a través de su cuenta de Twitter que decreta el estado de excepción durante una semana en todo el territorio nacional.

El secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, añádió en rueda de prensa desde el Palacio de Gobierno que en ese periodo las fuerzas militares asumirán el control de la seguridad interna y externa del Estado.

El alcalde de Quito, Augusto Barrera, informó de que se han cerrado las operaciones del aeropuerto internacional Mariscal Sucre, de la capital ecuatoriana. 'El aeropuerto de Quito está suspendido. Un grupo de personas ha ocupado la pista', dijo Barrera a la prensa sin identificar el sector de dónde provenían los manifestantes.

El presidente resultó herido durante los disturbios tras la manifestación de las fuerzas de seguridad y se encuentra atrapado en el hospital. 'Me dicen que han cercado los alrededores', ha señalado el propio Correa a la Radio Pública.

'En el tumulto se me dobló la pierna', ha explicado Correa, que acaba de ser operado en la rodilla derecha. 'Me tuvieron que ingresar al hospital (...). Estoy con un suero y con tratamiento en la pierna y analgésicos', declaró el presidente de Ecuador a la Radio Pública.'Nos dispararon bombas lacrimógenas, al Presidente de la República', dijo, indignado, y relató que una de ellas explotó a poca distancia de él.

El hospital está cercado por policías que protestan contra la reducción de sus beneficios salariales.

El mandatario sufrió los daños después de que los manifestantes lanzasen bombas lacrimógenas y aparentemente ha recibido varios golpes con botellas, añadió el Canal Uno.

El presidente ha recibido varios botellazos

En el aeropuerto de Quito, situado en el centro norte de la capital, unos 150 policías bloquean  la pista del aeropuerto. 

El bloqueo de la pista ocurrió poco después de que policías de tropa ocuparan las instalaciones del Regimiento Quito, uno de los mayores de la capital ecuatoriana, en contra de la eliminación de incentivos profesionales por parte de la Asamblea Nacional.

Correa se trasladó a esas instalaciones donde afirmó que no cederá ante las presiones y para recordar a los agentes que su Gobierno es, a su juicio, el que más ha hecho por esa institución.

La salida del jefe de Estado de esas instalaciones fue atropellada y en medio de la protesta se activó una bomba de gas lacrimógeno, lo que dificultó el caminar del gobernante, que fue operado hace algo más de una semana de su rodilla derecha.

La protesta de los policías, que comenzó en Quito, se extendió a provincias como Guayas, Tungurahua, Loja y Esmeraldas, donde también se manifestaron los familiares de los policías.

El diputado Gabriel Rivera informó de que los legisladores fueron desalojados de uno de los edificios de oficinas de la Asamblea por 'policías rasos' que 'pusieron cadenas a las puertas'.

Rivera consideró que tras lo que calificó de 'desestabilización' están, entre otros, 'la derecha ecuatoriana' y el partido Sociedad Patriótica, del ex presidente Lucio Gutiérrez.

El legislador agregó que la tropa está 'confundida' porque el Gobierno ecuatoriano lo que quiere es 'racionalizar el tema de las remuneraciones' y en lugar de que cada vez que haya un ascenso se entreguen bonos, que 'se mejoren en forma general los sueldos para toda la vida'.

'Es penoso que quienes están llamados a defender la seguridad del país hayan sido utilizados de esta forma y estén virtualmente queriendo dar un golpe de Estado', dijo Rivera a un canal de televisión, al tiempo que afirmó que 'bajo ningún concepto' se ha dado paso a la bajada de sueldos.

'Lo que estamos haciendo es racionalizando esto, y esto ha sido malentendido, no porque la tropa como tal lo haya entendido así sino porque hay ciertos sectores interesados en esto y tanto ha ido el cántaro hasta que lo han hecho romper', insistió.

También el ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa de Ecuador, Miguel Carvajal, salió al paso para definir la situación como 'delicada', en la que Ecuador se enfrenta a un proceso de 'desestabilización del Gobierno y la democracia'.

Ecuador se enfrenta a un proceso de 'desestabilización del Gobierno y la democracia'

'En nombre de supuestas reivindicaciones económicas por mala información, esta situación que estamos viviendo este momento rebasa ya todas aquellas reivindicaciones, estamos frente aun proceso de desestabilización de la democracia', dijo Carvajal sin identificar a los grupos que, a su criterio, quieren acabar con la democracia.

El ministro comentó que en algunas ciudades 'hay dificultades' por las protestas de los policías.

Para Carvajal, el caos producido hoy en el país se debe a 'malos entendidos' y a falsas informaciones de quienes intentan 'lucrar políticamente' con el conflicto actual.

La OEA  ha convocado una reunión extraordinaria para tratar crisis en Ecuador y el presidente del Banco Central Ecuador ha pedido que no se retire el dinero de los bancos por el caos provocado por el enfrentamiento entre la policía y el Gobierno.


El presidente de Perú, Alan García, anunció que los cancilleres de Sudamérica viajarán a Guayaquil para 'defender la democracia' en Ecuador, donde el gobierno ha declarado el estado de excepción por la crisis que estalló a raíz de una protesta de policías y militares por la eliminación de incentivos profesionales.

García señaló, en declaraciones citadas por la agencia oficial Andina, que si ese encuentro de cancilleres no se puede celebrar en Ecuador se hará en la ciudad peruana de Piura, fronteriza con ese país, 'que puede servir como base para defender la democracia y la estabilidad del régimen democrático del Ecuador'.

'Nos hemos dirigido a diferentes países y he tomado contacto hace unos momentos con la presidenta de Argentina [Cristina Fernández] para hacer coordinaciones. Nuestra primera decisión es enviar a los cancilleres de los once países de Suramérica a Guayaquil', ratificó.

El presidente también expresó en nombre del Perú su 'repudio y condena' a la insubordinación contra del gobierno de Correa y dijo que ésta es una ocasión para que la Organización de Estados Americanos (OEA) cumpla un rol 'más eficaz' que en el caso de Honduras. 'El gobierno del Perú respalda plenamente el derecho democrático y la autoridad democrática del presidente Correa y rechaza enérgicamente cualquier acto de insurgencia contra quien representa la voluntad del pueblo ecuatoriano', agregó.