Diario Público
Diario Público

Gobierno EEUU Trump nombra como secretario de Trabajo a Alexander Acosta, el primer hispano de su Gobierno

El otro candidato, Andrew Puzder, retiró su candidatura tras las numerosas críticas de senadores republicanos y demócratas hacia su historial empresarial y personal. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El abogado hispano y ex fiscal general de Miami, Alexander Acosta, nominado por el presidente estadounidense, Donald Trump, para encabezar el Departamento de Trabajo tras la renuncia de Andrew Puzder a optar a ese cargo. EFE

El abogado hispano y ex fiscal general de Miami, Alexander Acosta, nominado por el presidente estadounidense, Donald Trump, para encabezar el Departamento de Trabajo tras la renuncia de Andrew Puzder a optar a ese cargo. EFE

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha nominado este jueves al abogado hispano Alexander Acosta para encabezar el Departamento de Trabajo tras la renuncia de Andrew Puzder a optar a ese puesto.

Trump ha hecho desde la Casa Blanca el anuncio de la propuesta de Acosta, hijo de inmigrantes cubanos, exmiembro de la Junta Nacional de Relaciones Laborales y quien, de ser confirmado por el Senado, será el primer hispano de su Gabinete.  Acosta no ah estado presente en el acto, pero Trump had icho que había hablado con él, que será un "estupendo secretario de Trabajo" y que le desea "lo mejor".

Además, el mandatario ha aprovechado el momento para recordar que este jueves el Senado ha confirmado a Mick Mulvaney como nuevo director de la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca.

Nacido en Miami (Florida), Alexander Acosta es licenciado en Derecho y Economía por la Universidad de Harvard. El candidato de Trump a secretario de Trabajo fue miembro de la Junta Nacional de Relaciones Laborales, trabajó como abogado en la División de Derechos Civiles durante el Gobierno del expresidente George W. Bush y, más recientemente, fue decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Internacional de Florida.

Andrew Puzder retiró este miércoles su candidatura a dirigir el Departamento de Trabajo tras las numerosas críticas recibidas por parte de senadores republicanos y demócratas por su historial empresarial y personal.

Su decisión se produjo después de que líderes republicanos en el Senado recomendaran a la Casa Blanca retirar la nominación debido a que no contaba con los votos necesarios para que se aprobara su designación.