Publicado: 08.07.2015 09:01 |Actualizado: 08.07.2015 09:01

El Gobierno español elogia ahora
las reformas en Cuba

El ministro de Industria obvia en una visita a La Habana las tirantes relaciones políticas entre Cuba y los gobiernos del PP, que han promovido las sanciones europeas contra la isla, algunas de las cuales siguen aún vigentes.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El ministro Soria durante su visita a La Habana.

El ministro Soria durante su visita a La Habana.

LA HABANA.- El ministro de Industria, José Manuel Soria, anunció este martes que las reformas económicas, impulsadas desde hace siete años por el presidente Raúl Castro, "marcan el buen camino" y "abren un tiempo nuevo lleno de oportunidades en Cuba" para las empresas españolas. Soria agregó que el gobierno decidió abrir varias líneas de
crédito para darles un empujón a los empresarios asentados en la isla o con interés de invertir.

El ministro aseguró que existe un “buen nivel de relación bilateral desde el punto de vista político, comercial, industrial, turístico, energético y económico entre España y Cuba”. Sin embargo, las relaciones políticas han sido muy tirantes con los gobiernos del PP, promotores de las sanciones europeas contra Cuba, algunas de las cuales aún siguen vigentes, como la Posición Común.

Desde que el pasado 17 de diciembre EEUU anunció que buscaría la normalización de las relaciones con Cuba, el gobierno de Mariano Rajoy ha tratado por todos los medios de reforzar la presencia de las empresas españolas en la isla. Abrieron una línea de crédito de 25 millones de euros prorrogables y el ministro Soria anunció este martes otra “línea de
crédito de 40 millones —ampliables a una mayor cuantía— para financiar proyectos de inversión de empresas españolas en Cuba.



El crédito era uno de los mayores obstáculos que enfrentaban los empresarios españoles asentados en Cuba. Algunos de ellos expresaron en los debates que conseguir la aceptación de una Carta de Crédito cubana en un banco español podía llevarles hasta cinco meses, lo que les dejaba fuera de juego frente a empresas de otros países. Varios representantes de la banca española respondieron que con las nuevas políticas anunciadas, en el futuro la aprobación será inmediata.

Se han firmado memorándums de entendimiento en los sectores de la industria, el turismo, las telecomunicaciones y la energía. Las energías renovables son un punto de interés común dado que España tiene una enorme experiencia en ese terreno y Cuba quiere cambiar su matriz energética, reduciendo la dependencia del petróleo en favor de las
energías, en particular las fotovoltaicas y las eólicas.

Soria se reunió el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ricardo Cabrisas, con el titular de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca y con el ministro de Economía, Marino Murillo. La
inexistencia de contactos políticos como el presidente Raúl Castro o el vicepresidente Miguel Díaz Canel, marcan en el lenguaje protocolar cubano, una visita con un carácter exclusivamente económico.

Las relaciones del gobierno cubano con el de Mariano Rajoy son francamente frías, más aun después de la visita de García-Margallo, en noviembre. En una conferencia en el Instituto de
Relaciones Internacionales, el ministro de Asuntos Exteriores puso como ejemplo a
seguir por Cuba el proceso de transición política de España, elogiando las libertades civiles y el multipartidismo conseguidos en su país. Más tarde, planteó los pasos que tendría que dar Cuba para establecer una relación normal con Europa.

Apenas un mes después las cosas cambiarían dramáticamente: Barack Obama anuncia una nueva política hacia Cuba y confiesa ante el mundo que medio siglo de embargo económico y persecución financiera internacional habían fracasado. La Posición Común Europea contra la isla fue promovida en Europa por el expresidente José María Aznar, acompañando las presiones de su amigo George W. Bush. Ahora parece que el PP intenta retroceder sin que se note pero será difícil construir una relación política con La Habana sin aceptar primero el fracaso de la estrategia de presiones, tal y como hizo el propio Obama.