Público
Público

El Gobierno japonés despedirá a tres altos funcionarios por Fukushima

Los 16 reactores que quedan activos tendrán que detenerse de forma escalonada en los próximos meses para someterse a controles rutinarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Japón despedirá a tres altos funcionarios responsables de política nuclear por su responsabilidad en la gestión de la crisis en la central de Fukushima, informó hoy el ministro japonés de Industria, Banri Kaieda.

Los afectados son el viceministro de Economía, Comercio e Industria, Kazuo Matsunaga; el responsable de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial, Tetsuhiro Hosono; y el responsable de la Agencia para Recursos Naturales y Energía.

El propio Kaieda, que no precisó cuando ejecutará los despidos, anunció esta semana su intención de presentar su dimisión por la confusión creada en torno a la reactivación de los reactores nucleares paralizados en Japón, aunque tampoco puso fecha a su salida.

El 70 por ciento de los 54 reactores del archipiélago japonés están detenidos a raíz de la crisis en la central nuclear de Fukushima, desatada por el terremoto y el devastador tsunami del 11 de marzo.

Muchas de las unidades nucleares paralizadas lo estaban ya antes aquella catástrofe por inspecciones rutinarias a las que obliga la legislación nipona. Tras el tsunami ninguna de ellas reanudó sus operaciones, ante la desconfianza de la población por lo ocurrido en la central de Fukushima, epicentro de la peor crisis nuclear en 25 años.

Los 16 reactores que quedan activos tendrán que detenerse de forma escalonada en los próximos meses para someterse a controles rutinarios, por lo que, de no reanudarse las operaciones en ninguno de los parados, Japón se quedará sin centrales nucleares activas para primavera de 2012.

Kaieda fue duramente criticado a principios de julio porque aseguró que la reapertura de los reactores era segura, solo unos días antes de que el primer ministro, Naoto Kan, indicara que debían realizarse pruebas de resistencia en todas las centrales para comprobar su seguridad.

Antes de la catástrofe de marzo, Japón obtenía el 30 por ciento de su suministro eléctrico de las centrales nucleares. Ello ha dejado al país en una situación de escasez de electricidad que ha llevado al Gobierno a pedir a empresas y hogares de varias regiones que se esfuercen para ahorrar hasta un 15 por ciento de energía este verano para evitar cortes en el suministro eléctrico.

Así mismo, el Gobierno de Japón también ha confirmado que evacuará de las áreas que se encuentran en un radio de entre 20 y 30 kilómetros de la central nuclear Fukushima-1. Una 'hoja de ruta' difundida ayer miércoles propone emprender el desalojo de dicha área a finales de agosto o comienzos de septiembre, habida cuenta de que la situación de la central ha mejorado, en palabras del Ejecutivo japonés.

En la actualidad, a los residentes de esa zona se les aconseja que permanezcan dentro de sus hogares y que estén preparados para efectuar una evacuación de emergencia.

El Gobierno nipón iniciará las negociaciones con las autoridades locales a finales de esta semana y les propondrá preparar los planes de reconstrucción, lo que incluirá la reapertura de los hospitales y otros servicios públicos, así como la descontaminación de los centros educativos.

No obstante, ante las últimas informaciones que apuntaban que el nivel de radiación en la planta de Fukushima-1 ha alcanzado su máximo desde el 11 de marzo, el gabinete liderado por el primer ministro, Naoto Kan, se ha comprometido a apoyar a los gobiernos locales en la labor de retorno de los residentes a sus hogares.