Público
Público

El Gobierno y la oposición de Venezuela no logran un acuerdo claro y volverán a reunirse el 18 de enero

En la  ‘mesa de Santo Domingo’, en la que ha participado como mediador Rodríguez Zapatero, el oficialismo exige el levantamiento de las sanciones económicas sobre algunos de sus funcionarios y el reconocimiento de la Asamblea Constituyente, mientras la oposición reclama garantías para los comicios presidenciales previstos de 2018 y la liberación de los encarcelados que consideran "presos políticos"

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El ministro venezolano de Educación, Elías Jaua (2-d), acompañado por el exembajador ante la OEA Roy Chaderton (2-i) mientras conversan con los líderes opositores Eudoro González (i), Luis Carlos Padilla (c) y Manuel Rosales (d), durante una reunión entre representantes del gobierno y de la oposición venezolana en Santo Domingo (República Dominicana). EFE

El Gobierno y la oposición de Venezuela continuarán sus conversaciones el próximo jueves en Santo Domingo al concluir sin acuerdos la nueva ronda de diálogo que estaba previsto que concluyera el viernes y que se extendió hasta este sábado.

Al término de una intensa jornada de negociaciones, el presidente dominicano, Danilo Medina, anfitrión del diálogo, dijo que aunque hay "importantes avances" aún quedan asuntos que están pendientes y que para tratar de llegar a acuerdos se ha decidido fijar una nueva cita para el próximo 18 de enero.

Medina destacó que "nada está acordado hasta que todo esté acordado" en relación a la agenda de 6 puntos que discuten el Gobierno y la oposición venezolana en estos encuentros.

El ministro venezolano de Comunicación y Cultura, Jorge Rodríguez, saluda tras la reunión entre representantes del gobierno y la oposición de Venezuela en Santo Domingo. EFE/Orlando Barría

Por su parte, el portavoz del Gobierno venezolano en el diálogo, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, señaló que hay acuerdo en la gran mayoría de los puntos pero que quedan todavía algunos que está seguro que serán resueltos el próximo 18 de enero.

Rodríguez señaló que no se pueden señalar los puntos en los que hay acuerdos porque se decidió que "nada está aprobado hasta que todo esté aprobado".

"Es una buena noticia para todos. Venezuela no soporta presiones y se mantiene firme en la búsqueda de la paz", añadió Rodríguez, quien se refirió a las intervenciones "groseras" de los últimos días de sectores de EEUU para "atacar el diálogo de paz y convivencia".

Por su parte, el portavoz de la oposición, Julio Borges, dijo que, si bien no pueden dar la noticia de que se haya cerrado la posibilidad de "un acuerdo para poder presentar soluciones concretas", lo que no pueden hacer es improvisar sino que más vale mantenerse en sus posiciones firmes.

El diputado venezolano Julio Borges (de espaldas), habla con varios líderes opositores, tras finalizar la reunión entre representantes del gobierno y la oposición de Venezuela en Santo Domingo. EFE/Orlando Barría

Si se buscan "soluciones improvisadas o fáciles en aquellos puntos donde ahora hay unos nudos que tenemos que resolver, estamos convencidos de que en lugar de ayudar a nuestro país lo que podemos traer es más confusión, más crisis y más desasosiego", apuntó Borges.

El portavoz de la oposición señaló que una de sus principales aspiraciones es tener este año un sistema electoral que permitan a los venezolanos votar "con total libertad, y confianza".

Manifestó su deseo de que el acercamiento en esos puntos se termine de traducir en un acuerdo, y aludió a otros aspectos "minoritarios en los que hay una distancia" que suponen un escollo.

"Estamos acá con una responsabilidad moral, política e histórica con nuestro país. No podemos dejar de dar la lucha", dijo Borges, que destacó la presencia de los países acompañantes del diálogo para lograr una solución democrática y de progreso para el pueblo venezolano.

El Gobierno y la oposición venezolana intensificaron este sábado los esfuerzos en la llamada mesa de diálogo en Santo Domingo en busca de acuerdos para superar la crisis que vive ese país, pero no consiguieron llegar hoy a un acuerdo.

Vista de la reunión entre el Gobierno venezolano y representantes de la oposición en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Dominicana, en Santo Domingo. EPA/Orlando Barría

El viernes, tras doce horas de intensas negociaciones y ante la falta de un acuerdo, ambas partes decidieron extender al sábado las conversaciones "en procura de una salida estable, pacífica y democrática", según anunció a medianoche el canciller dominicano. Miguel Vargas, quien calificó la jornada de "exitosa y productiva".

Los puntos centrales para la oposición en este diálogo son lograr garantías electorales para los comicios presidenciales previstos para 2018, la apertura de un canal humanitario que permita el envío de medicinas y alimentos, la liberación de los encarcelados que consideran "presos políticos" y la restitución de los poderes constitucionales de los que fue despojado el Parlamento.

En tanto, el oficialismo exige el levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre algunos de sus funcionarios y el reconocimiento de la Asamblea Constituyente, un órgano plenipotenciario integrado solo por oficialistas y no reconocido por numerosos gobiernos.

El ministro de Asuntos Exteriores de Chile, Heraldo Munoz (i) junto al expresidente del Gobierno español Jose Luis Rodriguez Zapatero (r), en la reunión entre el Gobierno y la oposición venezolana, en Santo Domingo (República Dominicana). REUTERS/Roberto Guzman

En la reunión de este fin de semana participaron el presidente dominicano, Danilo Medina, y el ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero; y contó también con el acompañamiento de Chile y México, a solicitud de la oposición, y de Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Granadinas, por el Gobierno venezolano.

Ni el canciller mexicano, Luis Videgaray, ni el chileno, Heraldo Muñoz, que participaron inicialmente en el encuentro junto a los cancilleres de Bolivia y Nicaragua, asistieron a las conversaciones del sábado y ambos enviaron representantes en su lugar.

El diálogo se inició formalmente el 1 de diciembre, después de que quedaran en el aire durante varias semanas las conversaciones de septiembre, y al término de las reuniones del 15 de diciembre, ambas partes destacaron los avances, pero reconocieron que necesitaban más tiempo para llegar a un acuerdo.