Publicado: 06.02.2014 12:34 |Actualizado: 06.02.2014 12:34

El Gobierno de Pakistán inicia las negociaciones con los talibanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los emisarios del Gobierno y del principal grupo talibán de Pakistán, el TTP, se han reunido este jueves en Islamabad para un primer contacto en el que la insurgencia expondrá sus exigencias, informaron medios locales. Uno de los miembros del trío negociador talibán, el clérigo Abdul Aziz, declaró que llegarán a la reunión con una lista de demandas del Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), después de que el encuentro se suspendiera el martes por dudas sobre el papel de la delegación insurgente. El portavoz del equipo gubernamental, Irfán Sidiqui, se mostró en rueda de prensa dispuesto a estudiar las peticiones de la contra parte.

Diversas cadenas locales confirmaron hacia las 14.30 hora local (9.30 GMT) el inicio de la conversaciones en un emplazamiento no desvelado de la capital paquistaní. La primera reunión se había anunciado para el pasado martes, pero se vio frustrada en el último momento por las reservas gubernamentales sobre el escaso número de emisarios del TTP y su grado real de conexión con la dirección insurgente. Uno de los miembros del cuestionado equipo negociador taliban, Samiul Haq, replicó poco después que el grupo "tiene la plena confianza" del TTP y un portavoz de la insurgencia confirmó ante los medios que no piensan variar su delegación.

El trío de emisarios del TTP está integrado por Abdul Aziz, Saiul Haq e Ibrahim Khan, perteneciente al partido religioso Jamaat-e Islami. El comité gubernamental está formado por Sidiqui, el exmiembro del aparato de inteligencia Mohamed Amir, el exdiplomático cercano a la oposición Rustam Sha y el periodista Rahimulá Yusufzai.

El anuncio de un nuevo intento del Gobierno por dialogar con el TTP, iniciativa con varios precedentes pero sin ningún resultado tangible, fue bien recibido por la oposición, pero es visto con escepticismo por analistas locales. Según diversos expertos, las demandas de los talibanes incluyen la suspensión de toda actividad militar en las áreas tribales (incluidos los drones estadounidenses), la liberación de los presos talibanes y cambios en la Constitución para imponer la ley islámica.

A pesar del inicio de los contactos de paz, la actividad violenta de los talibanes no se ha detenido, y uno de sus responsables reinvidicó ayer un atentado sectario contra la minoría chií que el martes por la noche mató a nueve personas en la ciudad de Pesháwar. A pesar de un primer desmentido por parte del TTP, un jefe local del grupo en esa localidad noroccidental, Hasán Swati, lo atribuyó a una venganza por la muerte de estudiantes de una madraza el pasado noviembre en un bombardeo de EEUU en la cercana zona de Hangu.

La actividad terrorista en Pakistán ha aumentado muy significativamente en el último año y se ha roto la tendencia a la baja iniciada en 2010. Según un reciente informe del PIPS, el año pasado hubo en el país asiático más de 1.700 atentados terroristas -un 61% de ellos perpetrado por el TTP y sus aliados-, en los que murieron cerca de 2.500 personas, un 19% más que en 2012.