Publicado: 16.04.2014 11:04 |Actualizado: 16.04.2014 11:04

El Gobierno venezolano y la oposición alcanzan los primeros acuerdos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno y la oposición venezolanos se reunieron este martes por primera vez a puerta cerrada para continuar el diálogo en Venezuela llegando a acuerdos sobre los puntos de discusión, pero topándose con el inevitable desacuerdo en los denominados presos políticos, al inicio de un camino que, reconocen, "no es fácil". En una reunión que se extendió durante cuatro horas y que transcurrió de nuevo con los cancilleres de Colombia, Brasil y Ecuador y el nuncio en Caracas, acordaron la condena de la violencia, la incorporación de la oposición a los planes del Gobierno en materia de seguridad ciudadana, la renovación de los poderes del Estado con el periodo vencido y la revisión de las denuncias de abusos policiales.

Sin embargo, el Gobierno rechazó la ley de amnistía presentada por la oposición para la libertad de lo que consideran "presos políticos" así como el regreso de los exiliados.

El Gobierno rechaza la ley de amnistía presentada por la oposición

También se acordó la instalación de una comisión médica que revise el estado de salud del comisario Iván Simonovis, condenado por asesinatos durante el fallido golpe de 2002, y que los opositores han reivindicado como un caso político y reclaman como caso "humanitario" por su situación de salud. Además, llegaron a un entendimiento sobre la constitución de la denominada Comisión de la Verdad, que el chavismo había lanzado en la Asamblea Nacional (donde tiene mayoría) y que ahora será "ampliada" con "personalidades de la vida nacional, personalidades reconocidas", indicó el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad (MUD), Ramón Aveledo.

El vicepresidente, Jorge Arreaza, que lideró la comisión del Gobierno, señaló que la decisión es que "se incorporen personalidades de mutuo acuerdo" para nutrir esa comisión y pueda "trabajar, hacer las investigaciones, entrevistar e ir a los sitios y llegar a la verdad". "Debemos destacar que la reunión si bien nunca está exenta de tensión en algún momento pero siempre se llevó a cabo como ocurrió el jueves pasado (...) en buenos términos, con respeto, con tolerancia, nos escuchamos, rebatimos respetando el derecho de palabra del otro, de manera que vamos avanzando de manera positiva", señaló.

El vicepresidente pide a la oposición que presente las denuncias de los supuestos casos de abusos contra detenidos

Arreaza saludó la condena de la violencia de la oposición y su decisión de "retomar lo que veníamos haciendo (...) con respecto a la seguridad ciudadana". También indicó que se le ha dicho a la oposición que cuanto antes entregue las denuncias de los supuestos casos de abusos contra detenidos "mejor".

Tras comenzar con un "rechazo absoluto fuera de toda duda a la violencia", el representante opositor explicó que el proyecto de ley de amnistía presentada por la oposición durante la primera reunión del diálogo el pasado jueves "no ha sido aceptado". "Nosotros habíamos propuesto la ley de amnistía. Eso no ha sido aceptado. Por lo pronto entonces vamos a buscar otros caminos y vamos a explorar juntos la existencia de esos otros caminos para abordar esos temas que son para nosotros y para todo el país temas muy importantes", explicó en una declaración pública tras la reunión.

Señaló que se acordó escuchar a las víctimas de los asesinatos que se produjeron el 11 de abril. "Vamos a escuchar a esas víctimas para escuchar su visión para que sientan que el dolor de cualquier venezolano no nos es ajeno", dijo. También que "se haga un nuevo examen al comisario Simonovis para determinar su estado de salud de un modo que sea a todos claro, que sea a todos satisfactorio y pueda haber unas medidas de gracia con relación a él".

"Llegar a estas conclusiones tomó no solo varias horas de conversación sino que ha tomado días intensos de intercambios, el camino pues no es sencillo, el camino no es fácil", coincidió con Arreaza. "No es sencillo para nadie pero estamos dispuestos, y así ha quedado demostrado hoy, a ver las posibilidades a encontrar ventanas, a encontrar caminos y a tratar de construir juntos caminos de solución", agregó.

El Gobierno y la oposición comenzaron la semana pasada el diálogo con la mediación de un tercero de buena fe, formado de forma conjunta por la Unasur y el Vaticano, con una discusión transmitida por cadena de radio y televisión en el que ambos bandos ofrecieron su visión del país y lanzó críticas al otro bando. Este diálogo fue acordado en medio de una situación de crisis en el país, que desde hace más de dos meses vive protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro que en ocasiones han degenerado en incidentes violentos, con un saldo de 41 muertos y cientos de heridos.

Nicolás Maduro anunció este martes este martes, durante la celebración del aniversario de su elección como mandatario, la puesta en marcha de una "revolución fiscal" para aprovechar la riqueza del país e invertirla en educación, salud y vivienda, entre otras áreas. "No será una reforma fiscal sino una revolución para captar completamente la riqueza del país y la convirtamos en educación, salud, vivienda, vialidad, alimentos, vida del pueblo", ha subrayado Maduro desde el Palacio de Miraflores donde tuvo lugar la conmemoración.

En esta línea, consideró que el trabajo que hace la clase obrera tiene un fin social, a diferencia de la cuarta República, en la que se trabajaba para un "imperio o un patrón". Asimismo, indicó que "hay que ensanchar la base de recaudación a los que más tienen porque es para el bien social y económico del país" y solicitó una "disciplina máxima laboral" a los empleados de las empresas básicas estatales de Guayana y el resto del país.

Por otro lado, el dirigente pidió al pueblo venezolano construir una "nueva cultura de ahorro" porque, para él, la "felicidad verdadera" no se consigue con bienes materiales, aunque reconoció que con pobreza y miseria "se dificulta la felicidad". Los excedentes en la recolección de impuestos fiscales por el Seniat es "señal de que nuestro pueblo está ganando y está pagando", señaló.

En cuanto al empleo, Maduro confirmó que en febrero de 2014 se consiguió la menor tasa de desempleo de los últimos 20 años y aseguró que la calidad del empleo formal también ha aumentado progresivamente desde 2003 hasta situarse en 61 por ciento en 2013. "El pueblo venezolano no ha pasado hambre ni pasará jamás hambre en revolución", recalcó.