Publicado: 09.04.2014 16:59 |Actualizado: 09.04.2014 16:59

Gobierno y oposición venezolanos se reúnen este jueves con el Vaticano como testigo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno y la oposición de Venezuela iniciarán un diálogo este jueves para buscar una salida a la situación de violencia y enfrentamientos que vive el país desde hace semanas. "Pongo toda mi energía para que el camino que iniciamos le dé la paz a Venezuela y mandemos un mensaje claro", ha señalado el presidente Nicolás Maduro, que reclama el apoyo de todas las fuerzas vivas del país "para construir bases de paz".

El mandatario ha asegurado que en el encuentro del martes de "carácter exploratorio" con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se habló "de manera directa pero muy respetuosa". De la misma forma, ha reconocido que hubo "momentos de tensión", pero ha celebrado que finalmente se lograsen acuerdos para iniciar un ciclo de reuniones a las que ha sido invitado el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, para participar como "testigo de buena fe".

La invitación a Parolin, nuncio vaticano en Venezuela desde 2009 hasta agosto pasado, responde al acuerdo alcanzado entre Gobierno y oposición para que El Vaticano interviniera en el diálogo como tercero junto a los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador, miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Sobre el diálogo que se abre este jueves, Maduro ha añadido que "ni nosotros lo convertiremos a ellos en el socialismo bolivariano, ni ellos nos convertirán a nosotros en capitalistas, ni opositores". El jefe de Estado venezolano insiste en que se debe conformar un sistema de coexistencia pacífica de ambas partes. "Todos podemos remar hacia el mismo objetivo. Sé que con voluntad, buena fe y trabajo, se puede lograr buenas cosas", ha aseverado.

"Nosotros creemos que este es el camino, respetar la Constitución, el funcionamiento democrático, respetarnos mutuamente, jamás podrá ser la violencia. El camino tiene que ser el diálogo para construir nuestra patria", ha sentenciado el mandatario, que ha pedido celebrar una gran jornada "para sanar a la sociedad de la intolerancia".

Sin embargo, también ha aprovechado la ocasión para cargar contra los que considera "pequeños grupos irregulares", que actúan "con violencia ante el diálogo de paz" que se ha llevado a cabo entre el Gobierno y algunos de los principales dirigentes de la oposición venezolana. "Yo sabía que cuando se abriera el diálogo y se dieran los primeros pasos como hoy, los sectores que están vinculados con la violencia y que le han hecho tanto daño y dolor a nuestra patria, iban a incrementar sus acciones", ha sentenciado el presidente.