Público
Público

El golpe de Honduras para ilustrar las revueltas en Irán

El informativo de France 2 empleó ayer imágenes del golpe contra Zelaya como si fueran de las manifestciones en Teherán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras las revueltas que siguieron a las elecciones iraníes el pasado verano, el régimen prohibió a la prensa extranjera tomar imágenes en las calles. La muerte de la joven Neda dio la vuelta al mundo como muestra de la brutalidad con se emplean los milicianos basij contra los opositores.

Irán trató entonces de tapar el escándalo poniéndolo cada vez más difícil para conseguir instantáneas creíbles de lo que pasa realmente en las manifestaciones.

Ante el vacío audiovisual, fueron los propios opositores los que han estado sirviendo de agencias informativas a los medios. Gracias a los vídeos que cuelgan en YouTube de cada manifestación, la prensa occidental se ha podido hacer una idea de la magnitud de las revueltas.

El problema viene a la hora de elegir una imagen de las no oficiales. Puede pasar como ha ocurrido con el informativo de la cadena francesa France 2. Ayer, emitieron por error unas imágenes de la violencia en Honduras después del golpe contra Manuel Zelaya para ilustrar las revueltas en Irán.

Sin reparar en el fallo que habían cometido durante el informativo del mediodía, en el que vendieron la fotografía como 'sobrecogedora', volvieron a emitirlas en el informativo de la noche.

El fallo fue descubierto por la web Arrêt sur images, que se dedica a analizar las imágenes que aparecen en los medios. Tal y como cuentan, esa fotografía se encontraba en una fotogalería del 9 de julio en el digital de Le Figaro.

El Partido Popular hizo algo parecido durante las pasadas elecciones para ilustrar el supuesto aumento de la criminalidad en la legislatura del PSOE. En un vídeo promocional, los conservadores emplearon imágenes de una pelea entre ultras que, curiosamente, resultaron pertenecer a la época en la que Mariano Rajoy era ministro de Interior con Aznar.

Con una música apocalíptica y una sucesión de imágenes de violencia consiguieron dar al vídeo del nivel de alarmismo que se proponían. Sus objetivos no eran periodísticos, como en el error de France 2, pero el fallo o no fallo se descubrió igual.