Público
Público

Los golpes bajos marcan la campaña electoral en Turquía

Los islamistas moderados del primer ministro Erdogan son el gran favorito para las legislativas del domingo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La filtración de comprometedores vídeos sobre políticos de la oposición y episodios de violencia callejera han marcado la campaña de las elecciones legislativas de mañana en Turquía, en las que se prevé una nueva victoria del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP; islamistas moderados), en el poder desde 2002. Unas 50 millones de turcos están llamados a las urnas para elegir a sus 550 diputados.

Desde principios de mayo, varias páginas de internet han publicado vídeos de contenido sexual sobre las relaciones extramatrimoniales de miembros del nacionalista Partido de Acción Nacionalista (MHP), lo que ha llevado a la dimisión de una decena de altos cargos de esta formación política, la tercera del país. Conversaciones con prostitutas, sexo con estudiantes universitarias e incluso con una menor de 16 años, eran el contenido de esos vídeos, que fueron retirados de internet por orden judicial.

La dirección del MHP ha acusado al primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, de estar detrás de este 'chantaje político' ya que sería el principal beneficiado por la pérdida de votos de los nacionalistas, con quienes compite por el electorado más conservador. Las encuestas vaticinan que el AKP logrará su tercer triunfo electoral con entre el 40% y el 50 %de los votos, que le otorgarían entre 290 y 350 en la Asamblea Nacional de Ankara, frente a los 341 que tiene actualmente.

Una horquilla suficientemente holgada para marcar los equilibrios de fuerzas en el Parlamento, en una legislatura en la que cada escaño será vital, ya que Erdogan pretende redactar una nueva Constitución que convierta a Turquía en un sistema presidencialista y así sentarse en el sillón del presidente una vez terminado su mandato de primer ministro. Para ello, y dando un giro de 180 grados a su retórica tradicional, Erdogan ha transmitido un mensaje nacionalista al electorado y ha afirmado que no hay 'una cuestión turca' por resolver en Turquía.

Altos cargos del MHP dimitieron tras revelar relaciones extramatrimoniales

El Partido Republicano del Pueblo (CHP, 122 diputados en la actualidad) confía en que su renovado mensaje socialdemócrata y contra la pobreza le permita mejorar los resultados de 2007 y llegar hasta el 30 % de los votos y los 160 escaños. Los sondeos aseguran que el MHP verán disminuido su apoyos a entre el 10 y el 15 % (35-70 escaños), en parte debido al escándalo de los vídeos.

Ningún partido se ha privado de utilizar diversas tácticas para dañar a sus adversarios y arañar los votos necesarios para inclinar a su favor el futuro hemiciclo, bien sea a través de los citados vídeos o la tensión callejera. La Policía de Estambul encontró el pasado miércoles equipos para grabar vídeos en casa de un dirigente del MHP, un suceso que confirmaría las sospechas del AKP de que las cintas obedecieron a un lucha interna dentro de aquella formación.

Un atentado causó la muerte de un guardaespaldas del primer ministro

Hace dos semanas, 18 personas, dos de ellas ligadas al MHP, fueron detenidas, acusadas de planear un atentado contra un mitin del partido y culpar al grupo armado kurdo Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). 'Si hay ocho muertos, el MHP lograría el 25 % de los votos', dijo uno de los detenidos, según una escucha telefónica publicada por el diario Sabah.

El PKK, considerado un grupo terrorista por Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos, también ha irrumpido en campaña con varios atentados, uno de ellos contra el convoy policial que protege a Erdogan, en el que murió un agente de seguridad, el pasado 4 de mayo.

Pero la tensión no se ha circunscrito sólo a las zonas kurdas El 31 de mayo la Policía reprimió con dureza una protesta izquierdistas contra un acto electoral de Erdogan en la ciudad nororiental de Hopa, en la que murió un manifestante y un policía resultó herido. El primer ministro lo aprovechó para jugar con el nacionalismo turco y dijo que habría mandado ahorcar al exdirigente del PKK, Abdalá Öcalan, capturado en 1999 y actualmente encarcelado en una prisión de alta seguridad cerca de Estambul, si en 2000 hubiese estado en el Gobierno en lugar del MHP.

Muy pocos dudan de que Erdogan no pueda formar un gobierno mayoritario tras los comicios de mañana, aunque algunos de sus antiguos partidarios temen que su tercer mandato se caracterice por una marcada 'tendencia autoritaria'. El ministro turco para Asuntos de la Unión Europea, Egemen Bagis, refutó categóricamente estas acusaciones.