Público
Público

Una granada estadounidense pudo matar a la cooperante británica

El viernes se informó de que sus captores la habían ejecutado durante la operación para liberarla en Afganistán. EEUU abre una investigación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cooperante británica Linda Norgrove, secuestrada en Afganistán, pudo haber muerto el viernes como resultado de la explosión de una granada de mano detonada por los militares estadounidenses que trataban de rescatarla, informó hoy el primer ministro del Reino Unido, David Cameron.

En una rueda de prensa en la residencia oficial de Downing Steet, Cameron dio a conocer los detalles sobre la muerte de Norgrove después de que las primeras informaciones indicasen que la cooperante había fallecido a manos de sus captores.

El primer ministro explicó que habrá una investigación anglo-estadounidense completa sobre las circunstancias en las que Norgrove, de 36 años, murió el pasado viernes en Afganistán.

La joven escocesa había sido raptada el 26 de septiembre en la provincia oriental de Kunar junto a tres miembros afganos de su equipo. Habían partido de Jalalabad para asistir a la inauguración de un proyecto de irrigación. Los rehenes afganos fueron liberados la semana pasada.

Petraeus asegura que la explosión fue causada por los captores

Linda Norgrove trabajaba en un proyecto de cooperación financiado por Estados Unidos para mejorar las infraestructuras locales y convencer a los agricultores de que dejaran de participar en la producción de droga. Dirigía un equipo de 200 afganos en lo que era su segunda estancia en Afganistán.

Educada en una familia aficionada a viajar y conocer otras culturas, Norgrove había ampliado estudios en México y iniciado su actividad como cooperante en Uganda. A su vuelta de África, fue contratada por la ONU para trabajar por primera vez en Afganistán. Posteriormente, fue destinada a Laos. Pero su interés por Afganistán no había menguado y de hecho fue al país de vacaciones antes de su nuevo destino. Hablaba dari, el dialecto del persa que es uno de los dos idiomas principales de Afganistán.

En otra zona del país, cuatro soldados italianos murieron en una emboscada originada por la explosión de una bomba al paso de un convoy militar. El incidente ocurrió en Farah, en la zona occidental de Afganistán cuando los militares regresaban de escoltar a un grupo de 70 camiones civiles. La zona del ataque es una de las tres que han sido asignadas recientemente al destacamento italiano.

'La trataron como si fuera una ciudadana de EEUU'

La reacción desde Estados Unidos no se ha hecho esperar y el general David Petraeus ya ha ordenado abrir una investigación para determinar la muerte de Norgrove. A través de un comunicado, Petraeus asegura que 'los primeros informes indican que la explosión fue causada por una detonación provocada por uno de los captores que se encontraba próximo a Norgrove'. Además, asegura que el relato de los hechos realizado por el equipo de rescate no ha logrado 'determinar la causa de su muerte'.

Petraeus y Cameron hablaron por teléfono durante la mañana del lunes. En dicha conversación el general estadounidense aseguró que el equipo de rescate trató a la rehén escocesa 'como si fuera una ciudadana' de los Estados Unidos. 'Petraeus me ha dicho que están profundamente consternados por el resultado', ha afirmado Cameron.

'Tengo claro que la mejor oportunidad de salvar la vida de Linda era seguir adelante con la operación', ha añadido el primer ministro británico, quien ha reconocido que el operativo estaba lleno 'de peligros para todos los involucrados' y que su 'éxito no estaba garantizado de ninguna manera'.