Publicado: 13.05.2015 19:02 |Actualizado: 13.05.2015 19:08

Grecia aparta la idea de referéndum sobre las reformas que se pacten con el Eurogrupo

El número dos de Varufakis revela que el Gobierno conservador de Samaras adelantó las elecciones temiendo que las arcas publicas se quedasen sin fondos

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El primer ministro griego, Alexis Tsipras./EFE

El primer ministro griego, Alexis Tsipras./EFE

Este miércoles el Gobierno griego ha descartado la idea de hacer un referéndum para preguntar a los ciudadanos su opinión sobre las reformas que se vayan a pactar con la Unión Europea. 

"Un recurso inmediato a un referéndum o elecciones no está en nuestros planes en este momento", ha asegurado el primer ministro Griego.

Los datos publicados el miércoles muestran que el país se deslizó de nuevo en una recesión en el primer trimestre, pocos meses después de salir de una crisis de seis años. Los analistas culparon a la disminución del 0,2 por ciento de la producción en gran medida del éxito de la confianza y la demanda de la disputa.



"La campaña electoral del mes de diciembre fue un error por ser en el periodo más vivo del año (en cuanto a ingresos del Estado)"


Por ahora, el gobierno de Tsipras ha asegurado que su objetivo continúa siendo llegar a un acuerdo con sus acreedores internacionales en lugar de recurrir a un referéndum o elecciones anticipadas. En una reunión de gabinete el martes, Atenas reiteró las esperanzas de un acuerdo antes de fin de mes - momento en el cual se corre el riesgo de quedarse sin efectivo y sin nuevos fondos.

Por otro lado, Según el viceministro de Finanzas, Dimitris Mardas las elecciones generales griegas se adelantaron porque el Gobierno anterior del conservador Andonis Samarás preveía una brecha fiscal de 452 millones de euros para febrero de 2015 que hubiera impedido pagar salarios y pensiones, afirmó hoy el viceministro de Finanzas, Dimitris Mardas.

El Ejecutivo anterior anticipó la elección del presidente de la República, prevista para febrero, porque si no lo hubiera hecho las elecciones se habrían celebrado en ese mes "sin la posibilidad de pagar salarios y pensiones", dijo Mardas en su intervención en la comisión parlamentaria de control de presupuestos.

El nuevo Gobierno de Alexis Tsipras pudo soslayar esta brecha fiscal al retrasar algunos pagos internos, como las deudas con proveedores, según indican los datos del Ministerio de Finanzas.

En opinión de Mardas, "la campaña electoral del mes de diciembre fue un error por ser en el periodo más vivo del año (en cuanto a ingresos del Estado)" y añadió que a su llegada al ministerio encontró "un documento que mencionaba una brecha financiera de 452 millones para el 24 de febrero".

El ex viceministro de Finanzas y actual diputado de la conservadora Nueva Democracia, Jristos Staikuras, confirmó los datos de Mardas y precisó que "había 1.900 millones de euros disponibles a finales de junio, con la previsión de falta de dinero en febrero".


Según las estimaciones, que el ministro ha mencionado correctamente, a finales de febrero hubiésemos necesitado un nuevo préstamo", dijo Staikuras y añadió que, por ese motivo, el Ejecutivo anterior quería firmar el acuerdo con los acreedores para cobrar los tramos pendientes del segundo rescate.

Según los datos presentados por Mardas en el Parlamento, los ingresos reales del Estado fueron de 15.816 millones de euros en los primeros cuatro meses del año frente a los 15.434 millones previstos en los presupuestos generales.

El fracaso de la elección del presidente de la República en diciembre de 2014 provocó la convocatoria de elecciones anticipadas, que se celebraron en enero y en las que el izquierdista Syriza se alzó como ganador con el 36,34 % de los votos.

En estos momentos el Gobierno de Tsipras continúa las conversaciones para lograr un acuerdo con las instituciones (CE, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) que permita desbloquear la financiación del país, 7.200 millones de euros que quedan pendientes del segundo rescate.