Público
Público

Grecia aprueba los recortes que abren la puerta al rescate

Sólo un diputado socialista se saltó la disciplina de partido pero su voto se compensó con el de una diputada conservadora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con 155 votos a favor y 138 en contra, el Parlamento griego aprobó ayer el programa de recortes, en una votación que tenía en vilo a toda Europa, por no decir a todo el mundo financiero. Finalmente, todos los diputados del Pasok el partido socialista en el Gobierno votaron sí al paquete de medidas, menos Panagiotis Kouroumplis, quien, poco después de haber votado en contra, fue expulsado del partido por decisión directa del primer ministro, Yorgos Papandreu. Los diputados socialistas Zomás Rombópoulos y Alekos Azanasiadis, quienes habían declarado hace días que no darían su voto positivo, claudicaron con el sí.

La aprobación del paquete de recortes, que se deben desarrollar en los próximos cinco años, desató la ira de los manifestantes congregados ante el Parlamento, que recrudecieron las protestas violentas. Grecia ha estado paralizada durante 48 horas por una huelga que pretendía gastar el último cartucho de la ciudadanía para frenar un programa de recortes que temen hunda aún más al país. El paquete de medidas cambiará de arriba abajo la estructura económica del país con un fuerte impacto en sus ciudadanos, que verán mermar su calidad de vida.

Dos diputados independientes no asistieron a la votación

La otra cara de la moneda a la desesperación de Syntagma estaba en Bruselas, en Fráncfort, en Madrid, en París... Los principales dirigentes políticos se apresuraron a felicitar a Papandreu y al país por su decisión. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, emitieron un comunicado conjunto en el que felicitaron a Grecia por haber dado un paso 'vital' para alejarse de un 'grave escenario de suspensión de pagos'. Más allá fue la canciller alemana, Angela Merkel, que calificó de 'extraordinariamente valiente' la decisión del Parlamento de Atenas.

La alegría de Merkel contrasta con la posición de su partido afín en Grecia, Nueva Democracia, que votó contra el paquete de medidas. Todos los partidos de la oposición rechazaron el ajuste excepto la diputada de Nueva Democracia Elsa Papadimitriou, quien en su intervención durante la última sesión del debate declaró que se convertiría en diputada independiente y cuyo voto recibió los aplausos de la bancada socialista. Cinco diputados independientes se abstuvieron y dos no se presentaron a la votación.

La aprobación del plan desbloquea de forma casi automática el último tramo del rescate de la UE y el FMI que aún no se ha liberado, por valor de 12.000 millones de euros. El Eurogrupo se reunirá este domingo para dar vía libre a estos fondos que dejarán respirar a Grecia durante los próximos dos meses. Pero para dar una solución a medio plazo, los líderes europeos y los organismos internacionales tienen que ultimar el plan de refinanciación de deuda con la banca privada que ha lanzado el Gobierno francés.

Merkel felicitó al país por la decisión, aunque el partido afín votó en contra

Poco antes de la votación, Papandreu criticó la posición del resto de los grupos parlamentarios y especialmente la del líder de ND, Antonis Samarás, cuyo partido fue el que presentó las cuentas falseadas ala Comisión Europea. Papandreu presentó el plan de ajuste como una oportunidad y una elección entre un país de miseria y de opacidad y un país de solvencia y de futuro. 'No podemos cambiar el pasado. Pero sí podemos mirar hacia el futuro, asegurar el futuro del nuestro país y esto lo conseguiremos con decisiones duras pero necesarias. Mi Gobierno está administrando una crisis que crearon otros. De todos modos, vamos a luchar y lo haremos usando las armas más fuertes que haya: los sacrificios de nuestro pueblo, su necesidad de cambiar y sacar adelante al país'.

'No es la hora de retroceder', dijo Papandreu, 'es la hora de seguir adelante. La oposición habla de suspensión de pagos, como si no supiera qué significaría esto: la reducción de las pensiones hasta un 70% o 80%, la incapacidad del Estado para pagar los sueldos de los funcionarios y el cierre de todos los hospitales en el país. Y todo eso para conseguir reducir inmediatamente y de manera violenta los gastos estatales'. Papandreu cerró su discurso solicitando el sí de todos los partidos 'para dar a nuestro pueblo una oportunidad histórica'.

Por su parte, Samarás, se refirió al programa que ha presentado su partido como una alternativa a los ajustes. 'Hoy no se decide si el país colapsa o no, sino si hacemos otro error mortal hacia el colapso económico, político y social de Grecia'. Papadreu le recordó que esas propuestas habían sido rechazadas no sólo por la Comisión Europea, sino por sus propios compañeros conservadores europeos que se reunieron recientemente.

Papandreu dice que se le da al pueblo 'una oportunidad histórica'

El siguiente paso será someter a votación el desarrollo reglamentario de estos ajustes en los próximos cinco años, que equivalen a 78.000 millones de euros. La principal cuestión es cómo se venderán los activos públicos por los que se espera recaudar en torno a 50.000 millones.

El resto de medidas tendrá una implementación gradual. Destaca la subida de impuestos, desde los indirectos, como el IVA, que en el caso de bares y restaurantes subirá de un 13% a un 23%, a los directos. También se gravarán bienes de lujo como piscinas y yates, además de introducir una nueva tasa 'solidaria' en los hogares. La reducción del gasto corriente se hará sobre todo vía salarios de los funcionarios (cuyo gasto esperan rebajar un 15%) y con recortes de los sueldos de los empleados de empresas públicas, que quieren que se reduzcan al menos un 30%. Esto antes de conocer si el pueblo votará en otoño un referéndum para cambiar la Constitución y permitir que se pueda despedir a funcionarios.

Más impuestos 

-Se crea una tasa de 'solidaridad' en los hogares que irá entre el 1% y el 5% de los ingresos, hasta recaudar 1.380 millones de euros.

-Se subirán los impuestos a la propiedad.

-El IVA más bajo pasará del 5,5% al 6,5%; el segundo tramo, del 11% al 13%, y el tercer tramo, del 19% al 23%.

-El IVA para bares y restaurantes se incrementará del 13% al 23%. 

Gasto público 

-Los salarios de los funcionarios se recortarán nominalmente un 15%.

-Los empleados de empresas públicas verán reducido su salario un 30%.

-Se recortarán 150.000 empleos públicos (un 25% del total) al rescindir a los temporales y no reponer vacantes.

-Se fusionarán o cerrarán 1.976 colegios.

-Se recortarán los gastos en sanidad e inversión pública. 

Prestaciones sociales 

-La Seguridad Social se recortará en algo más de 5.000 millones de euros hasta 2015.

-Se incrementarán los medios para comprobar el derecho a un subsidio.

-La economía sumergida será perseguida.

-La edad de jubilación subirá a los 65 años y se necesitará haber cotizado al menos 40 para cobrar el 100% de la pensión. 

Privatizaciones 

-Se venderán participaciones en la lotería estatal, en Hellenic Postbank en los puertos de Piraeus y Thessalonika, y un 10% de la operadora de telefonía Hellenic Telecom.

-En los siguientes años se venderá la gestión de aguas de Atenas, la refinería estatal, aeropuertos y concesionarias de autopistas. El Gobierno espera recaudar en total 50.000 millones de euros.