Publicado: 21.11.2014 18:10 |Actualizado: 21.11.2014 18:10

Grecia desafía a la Troika

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Grecia se ha hartado de la Troika. Una masiva protesta decía basta esta semana a las políticas de austeridad impuestas tras el rescate de 240.000 millones de euros. Mientras, los sindicatos han convocado una huelga de 24 horas para el próximo el 27 de noviembre para protestar contra la reforma de despidos y pensiones que ha pedido la UE y el FMI.

Hoy, el Gobierno heleno, alentado por la crispación de la calle, ha presentado en el Congreso la Ley de Presupuestos para 2015, algo nada fuera de lo corriente si no fuera porque en este caso representa un desafío a los acreedores de la deuda griega. Ni la Comisión Europea, ni el Banco Central Europeo y ni el Fondo Monetario Internacional, lo que se conoce como Troika, han dado su aprobación a las cuentas del Ejecutivo conservador de Andonis Samarás.

Los acreedores internacionales estiman que en 2015 Grecia tendrá una brecha presupuestaria de entre 2.600 y 3.600 millones de euros, algo que el Gobierno niega. "En los últimos tres años las previsiones del Gobierno fueron más realistas que las de la Troika", ha defendido este viernes una fuente del Ministerio de Finanzas.

Los presupuestos del Ejecutivo griego prevén un incremento del producto interior bruto (PIB) del 2,9% hasta los 184.700 millones de euros, frente a los 178.900 millones alcanzados este año y un superávit primario de 5.900 millones de euros, el 3% del PIB. Las cuentas están prácticamente equilibrados, pues fijan un déficit del 0,2% del PIB, en comparación con el 1,3% de 2014 y el 1,6% de 2013.

"En los últimos tres años las previsiones del Gobierno fueron más realistas que las de la Troika"

El Gobierno prevé asimismo un aumento de la recaudación por impuestos de 1.300 millones de euros, sin incluir nuevas tasas. "El incremento de los ingresos será el resultado del incremento del consumo, del incremento de las llegadas turísticas y de la reducción del desempleo", destacó en rueda de prensa el viceministro de Finanzas, Jristos Staikuras.

Atenas estima que el desempleo seguirá bajando en 2015 y llegará a un promedio del 22,6%, frente al 24,8% de 2014. Además, prevé que Grecia abandonará la deflación el próximo año y que el índice de precios al consumo (IPC) aumentará en un 0,2%. La deuda del Estado estará en los 317.000 millones de euros en 2015, frente a los 318.000 millones de este año, y representará el 171 % del PIB frente al 177 % de 2014.

La ley de presupuestos se votará en el Parlamento el próximo 7 de diciembre, un día antes del último Eurogrupo del año, fecha clave para que la evaluación del programa de rescate pueda finalizar este año, como persigue el Ejecutivo heleno. Las negociaciones entre el Gobierno y los acreedores siguen estancadas y aún no hay fecha para que la misión de la Troika regrese a Atenas a continuar con la quinta evaluación del programa de rescate, iniciada en septiembre pasado.

La Troika exige despedir a otros 5.500 empleados públicos y levantar la moratoria a los desahucios, entre otras medidas

La Troika interrumpió esta evaluación en octubre y para continuarla exige a Grecia el cumplimiento de 19 medidas como el despido antes de finales de año de 5.500 empleados públicos, la reforma de la legislación laboral, el levantamiento de la moratoria a los desahucios y la ampliación del tipo general del IVA (23%) a sectores con un tipo reducido. Si el Gobierno y los representantes de la Troika no se ponen de acuerdo antes del Eurogrupo y la evaluación continúa en 2015, Grecia perderá definitivamente el tramo de 1.800 millones de euros procedente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) que, como recordó estos días su director, Klaus Regling, expira el 31 de diciembre.

En tanto, la calle arde contra la austeridad. El lunes, decenas de miles de griegos salieron en masa por el centro de Atenas para protestar contra las políticas restrictivas en el aniversario de las revueltas estudiantiles de 1973 contra el entonces Gobierno militar. Cada año, estas protestas concentran a la población griega contra las decisiones del Gobierno. Especialmente en los últimos años, los manifestantes han criticado la rebaja de las pensiones y de los sueldos impuesta tras el rescate de la UE y del FMI.

En la última concentración, el centro de la capital se paralizó mientras la Policía se esmeraba en bloquear la plaza Syntagma, punto de referencia de la indignación griega. Cerca de 40.000 estudiantes, trabajadores y pensionistas se manifestaron desde la sede del Parlamento hasta la Embajada de Estados Unidos, a quien acusan de apoyar la dictadura militar que gobernó Grecia entre 1967 y 1974. Al final de la protesta, se produjeron enfrentamientos y los antidisturbios lanzaron gases lacrimógenos contra jóvenes que lanzaban piedras y botellas de plástico a los agentes.

El ambiente ya se había caldeado durante la semana anterior, cuando se produjeron enfrentamientos más leves en la sede de la Escuela de Derecho de Atenas. La Policía decidió bloquearla de manera preventiva para evitar que los estudiantes tomaran las instalaciones como adelanto de las protestas por el aniversario de las revueltas. Grecia se recupera después de la recesión económica de seis años que ha destruido miles de empleos y ha disminuido los niveles de vida. El partido Syriza, opuesto al rescate financiero, lidera la oposición. El primer ministro, Antoni Samaras, espera no necesitar el rescate financiero para finales de 2014, un año después de lo previsto.