Publicado: 09.08.2015 20:48 |Actualizado: 09.08.2015 20:49

Grecia espera concluir negociaciones del tercer rescate antes de dos días

El Gobierno heleno aspira a recibir un primer tramo de ayudas, por unos 24.000 millones, antes del 20 de agosto, para hacer frente a nuevos pagos al BCE y al FMI.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos, a su salida de la residencia del primer ministro, el palacio Maximos, tras una reunión con Alexis Tsipras para analizar la marcha de las negociaciones con los acreedores internacionales. REUTERS/Yiannis

El ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos, a su salida de la residencia del primer ministro, el palacio Maximos, tras una reunión con Alexis Tsipras para analizar la marcha de las negociaciones con los acreedores internacionales. REUTERS/Yiannis Kourtoglou

ATENAS.- El Gobierno griego Grecia espera concluir las negociaciones sobe un tercer rescate con sus acreedores internacionales (la Comisión Europea, el BCE y el FMI), de modo que el acuerdo sea enviado hacia el 18 de agosto para ser aprobado por el Parlamento del país.  Previamente, los ministros de finanzas de la zona euro, el Eurogrupo, deberán dar su visto bueno al acuerdo por teleconferencia, el viernes 14 de agosto.

"Se están haciendo esfuerzos para concluir las negociaciones; el horizonte es para el lunes por la noche o temprano el martes", dijo un alto funcionario heleno, que cita la agencia Reuters. "Cuando el nuevo rescate llegue al parlamento para ser votado, será un proyecto con dos artículos: el primero, será el acuerdo crediticio y el Memorando de Entendimiento (MdE); y el segundo artículo serán las acciones previas" explicó. De ese modo se  refería a las medidas que tiene que tomar el país para que el acuerdo de rescate entre en vigor.



Los ministros de Finanzas, Euclides Tsakalotos, y de Economía, Yorgos Stathakis, han estado negociando este fin de semana en Atenas con los representantes de los acreedores (lo que antes se conocía como la Troika).

Las reuniones de este fin de semana, según los funcionarios griegos, han servido para avanzar en todas las medidas que irán en este paquete legal, donde se incluirá, entre otros puntos, la modificación de la reciente ley sobre la devolución de las deudas a Hacienda y la Seguridad Social en cien plazos, con nuevos criterios más diferenciados respecto al número de cuotas. Los acreedores han pedido al Gobierno de Alexis Tsipras reducir el número de plazos para los deudores que tengan ingresos elevados.

Una tienda de todo a un euro en el centro de Atenas. REUTERS/ Yiannis Kourtoglou

Una tienda de todo a un euro en el centro de Atenas. REUTERS/ Yiannis Kourtoglou

También se ha logrado un acuerdo en torno al nuevo fondo de privatizaciones, al que deberán transferirse activos públicos por valor de 50.000 millones de euros. El Ejecutivo de Tsipras ha propuesto que esto se logre en un horizonte de 30 años, con el fin de poder sacarle más rendimiento a las propiedades públicas que en el caso de tener que privatizarla a corto plazo. Además, el Gobierno quiere darle el carácter de un fondo de inversiones del Estado, un modelo que existe ya en otros países como Noruega o Australia, según señalaron fuentes gubernamentales.

También se esperan cambios en la fiscalidad de los agricultores, que gozan tanto de reducciones en el impuesto sobre la renta como en el del gasóleo, aunque la eliminación de estos privilegios se aplicará previsiblemente en dos fases. También ha habido acuerdo sobre el calendario para la recapitalización de la banca griega y para la reforma de las pensiones. 

Las negociaciones comenzaron el 20 de julio. Atenas negocia con las instituciones de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional por hasta 86.000 millones de euros (94.000 millones de dólares) en créditos frescos para evitar el colapso económico y seguir en la zona euro.

El Gobierno espera que un primer tramo de nuevo rescate (unos 24.000 millones) pueda efectuarse antes del 20 de agosto, fecha en que Grecia debe devolver al BCE 3.400 millones. En caso de que no se logre cumplir el calendario, será necesario un crédito puente similar al aprobado en julio, que permita a Grecia hacer frente al pago al BCE y a varias devoluciones al FMI en septiembre.