Publicado: 29.04.2015 17:33 |Actualizado: 29.04.2015 17:33

Grecia recupera la TV pública casi tres años después de su cierre

Era una de las prioridades de Tsipras. El anterior Ejecutivo la cerró de forma abrupta e incluso envió a los antidisturbios. Los trabajadores siguieron trabajando de forma autogestionada

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Trabajadores de ERT en junio de 2013, año del cierre de la cadena. - AFP

Trabajadores de ERT en junio de 2013, año del cierre de la cadena. - AFP

ATENAS.- El Parlamento de Grecia ha aprobado este martes un proyecto para reabrir la televisión pública griega ERT, cerrada de forma abrupta hace casi tres años tras una decisión unilateral del anterior Gobierno conservador de Andonis Samaras. La reapertura era una de las prioridades del partido del primer ministro Alexis Tsipras.

"Este Gobierno está decidido a poner fin a la pantalla negra. Este Gobierno izquierdista reabrirá ERT", dijo el parlamentario de Syriza Yiorgos Pantzas horas antes de la votación. "El regreso de la radiotelevisión pública ERT es una contundente respuesta de dignidad, una victoria de la democracia", dijo durante el debate el ministro de Estado, Nikos Pappás, quien ha encabezado el proyecto.

La ERT, que tiene un coste de 300 millones de euros anuales, fue sustituido por NERIT, la coorporación que sustituyó a la cadena pública para actuar como plataforma de propaganda del anterior Gobierno. NERIT ahora podría ser absorbida por la televisión pública tras su reapertura.

El cierre de ERT desencadenó en 2013 la escisión de la delicada coalición de Gobierno con la salida de Izquierda Democrática y provocó la indignación popular. El Ejecutivo de la época alegó que se encontraba dentro del paquete de recortes y ajustes acordados con la 'troika', integrada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En respuesta, centenares de trabajadores de la cadena, sindicalistas y ciudadanos que apoyaban sus exigencias se encerraron en el edificio y anunciaron que continuarían con las emisiones a través de Internet. El edificio fue evacuado tras una violenta irrupción de los antidisturbios. Los trabajadores recuperaron la cadena y mantuvieron la emisión en un régimen de autogestión.



Está previsto que ERT reabra conforme a su antigua estructura de cuatro canales, uno de ellos internacional, y 19 emisoras de radio regionales. Respecto a la contratación de personal, de los 2.595 trabajadores despedidos, se readmitirá a unos 1.500 que tenían contratos indefinidos, y en caso de que sea necesario más personal se celebrarán concursos públicos.

La ley pretende garantizar la independencia y la pluralidad informativa y proteger a la nueva ERT de las antiguas prácticas de despilfarro de dinero público, control gubernamental y contrataciones amañadas. La norma recoge la reducción del gasto en las producciones propias y en las externalizadas, y una auditoría sobre el estado de las cuentas.

"Necesitamos una emisora pública abierta y libre de los patologías del pasado. Un contrapeso a la propaganda, independiente de cualquier intervención del Estado, pero sobre todo, independiente de los intereses privados, como el proyecto de ley especifica", destacó Pappás en el hemiciclo.

Cinco de los siete miembros del Consejo de Administración de ERT serán elegidos por la Comisión de Transparencia del Parlamento y los dos restantes por el personal del medio a través de voto secreto. El Gobierno ha prometido que desaparecerán los contratos privilegiados con que contaban algunos directivos, para eliminar así las diferencias salariales.

El Ejecutivo ha recalcado que la puesta en marcha de la televisión y la radio pública no supondrán un gasto adicional para el Estado, lo que hubiese podido crear recelo en los acreedores, porque ambos medios se financian a través de un canon que pagan los ciudadanos.

Entre las medidas que el Gobierno tiene previsto presentar a sus socios con el fin de aumentar la recaudación de impuestos figuran la licitación de frecuencias de televisión, pues las cadenas privadas griegas no han pagado hasta ahora por la explotación de sus licencias, y la regulación de los impuestos en la publicidad televisiva.