Publicado: 01.01.2014 19:29 |Actualizado: 01.01.2014 19:29

Una Grecia en ruinas asume desde hoy la presidencia de la UE

Atenas se ha propuesto en este semestre demostrar que estar bajo la tutela de los acreedores no impide progresar en asuntos comunitarios relevantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Grecia asume a partir de este miércoles la presidencia de turno de la Unión Europea, un semestre en el que se ha propuesto demostrar que estar bajo la tutela de los acreedores no impide progresar en asuntos comunitarios relevantes como el crecimiento y el empleo, la unión bancaria o la inmigración.

En su mensaje de apertura de la presidencia, el ministro de Exteriores, Evángelos Venizelos, señaló que "Grecia asume la presidencia de la UE con un fuerte sentido de responsabilidad hacia sus socios y todos los ciudadanos europeos. Los próximos seis meses serán un hito no sólo para Grecia, que está en camino de salir de la crisis gracias a los duros sacrificios del pueblo griego, sino también para la Unión en su conjunto".

En las últimas semanas han sido muchas las voces que han puesto en duda la capacidad para coordinar los trabajos de la UE de un país tan centrado en resolver sus acuciantes problemas. El Gobierno ha asegurado que sabrá estar a la altura de su responsabilidad y que el hecho de tener a la troika periódicamente 'in situ' no será obstáculo alguno. Si bien el papel de toda presidencia es la de ejercer de "moderador" entre los países miembros, Grecia ha puesto claramente el acento en asuntos que preocupan sobre todo al Sur: la unión bancaria, la política de inmigraión, la lucha contra el desempleo juvenil y la política marítima.

Bajo la presión de las elecciones europeas a finales de mayo la presidencia, sin embargo, deberá apurar el temario. En una reciente entrevista con Efe, el viceministro de Exteriores y responsable de Asuntos Europeos, Dimitris Kúrkulas, sostuvo que, pese a ser consciente de las limitaciones que impone el calendario, Grecia está decidida a avanzar sustancialmente en las citadas prioridades. Además, juega con la ventaja de que los flecos pendientes podrán ser asumidos en el segundo semestre por otro país del sur, Italia, que toma las riendas de la UE a partir del 1 de julio.

El tema cardinal de esta presidencia helena será sacar adelante todas las medidas aprobadas en relación con el fomento del crecimiento y el empleo, sobre todo las que están encaminadas a luchar contra el desempleo juvenil, la principal lacra de países como España o Grecia. Kúrkulas afirmó que el Gobierno de Atenas "apoya plenamente" la propuesta del Parlamento Europeo de desembolsar los 6.000 millones de euros reservados para programas de empleo juvenil en los dos próximos años en lugar de repartirlos por todo el periodo presupuestario (2014-2020).

Con el cambio de Gobierno en Alemania y la participación del partido socialdemócrata en la nueva coalición, las cosas podrían mejorar en este sentido. En su visita a Atenas el pasado 23 de diciembre, el viceministro de Asuntos Exteriores alemán, Michael Roth, aseguró que el nuevo Gobierno de Berlín pondrá más el acento en el crecimiento y en la creación de empleo de lo que lo ha hecho hasta ahora.

La segunda prioridad de la presidencia helena es el fortalecimiento y la integración de la Unión Monetaria, con especial acento en la unión bancaria, sobre la que ya hubo avances en esta última presidencia lituana, al acordarse el mecanismo de resolución de las entidades financieras en crisis. Sin embargo, a juicio de Grecia, todavía quedan asuntos que son de máxima importancia para los países del sur, como lo es el problema de que el coste del crédito es muy dispar entre los países miembros, un factor vital para las pymes que apenas acceden ya a préstamos.

El tercer gran pilar de la presidencia estará en dar un enfoque más integrado al problema de la migración. Grecia buscará alcanzar un reparto más justo de los inmigrantes indocuentados, que utilizan Grecia, Italia España, Chipre y Malta como puerta de entrada a Europa, si bien es consciente de que no logrará cambiar sustancialmente el régimen vigente, sino únicamente aprovechar mejor los márgenes que ofrece.

Finalmente, el cuarto pilar de la presidencia será impulsar una política marítima integrada, que abarque desde la explotación pesquera y energética hasta la seguridad marítima. Para el primer ministro, el conservador Andonis Samarás, la presidencia griega ofrecerá la posibilidad de demostrar que el país ha sabido superar con éxito sus problemas.

La griega será "la presidencia de la esperanza", pues coincidirá con el principio de la recuperación económica del país, señaló Samarás al presentar el programa para este semestre a sus colegas en Bruselas. En su mensaje de Año Nuevo, el primer ministro recalcó que Grecia abandonará este año el rescate y retornará a los mercados, un optimismo que no comparten muchos ciudadanos en este país.