Publicado: 18.05.2014 18:27 |Actualizado: 18.05.2014 18:27

Los griegos castigan al Gobierno en la primera vuelta de las elecciones regionales y locales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los griegos han dado este domingo un toque de atención al Gobierno de coalición entre conservadores y socialdemócratas en las elecciones regionales y municipales, aunque la coalición de izquierdas Syriza no logró dar el golpe de timón que esperaba pese a unos muy buenos resultados.

Sin embargo, la primera vuelta de estos comicios no arroja un claro vencedor,  por lo que la coalición de Gobierno y la oposición han interpretado los resultados a su favor, tras concluir el recuento de entre el 95 % y el 99 % de los votos en todo el país, con una participación del 61,4 %, similar a la de las anteriores elecciones, en 2010.

La participación ronda el 61,4%, similar a la de los últimos comicios

En la capital, Atenas, el alcalde independiente Yorgos Kaminis logró finalmente colocarse en primer lugar con el 21.05%, en contra de lo que apuntaban las encuestas a pie de urna, dejando al candidato de Syriza, Gavriil Sakellaridis, en el segundo lugar con un 20%.

Ambos deberán medirse el próximo domingo en la segunda vuelta, que coincidirá con las elecciones europeas, calificadas como la verdadera prueba de fuego para el gobierno del conservador Andonis Samarás.

El primer ministro reconoció que "la verdadera batalla serán las elecciones europeas", en las que los ciudadanos deben decidir si quieren seguir teniendo estabilidad o volver hacia atrás", en clara alusión a Syriza, al que el Gobierno ha acusado de querer poner en peligro los esfuerzos del Ejecutivo por salir de la crisis.

Donde sí ha conseguido un victoria contundente Syriza ha sido en la región capitalina de Ática, donde vive en torno al 40% de la población del país, cuya candidata Rena Duru, ha obtenido el primer puesto, con en torno al 23,73%, por delante del favorito, el presidente regional, Yannis Sgurós, que se quedó en segundo lugar, con algo más del 22%.

Sgurós se presentó como independiente, pero iba respaldado por los socialdemócratas del Pasok, el socio menor de la coalición de Gobierno dirigida por el conservador Andonis Samarás.

Syriza: "Si conseguimos gobernar en Ática, lo conseguiremos en toda Grecia"

Duru, en su primera comparecencia ante los medios, agradeció a los ciudadanos una victoria inesperada y pidió que acudan a votar en la segunda ronda: "Si conseguimos gobernar en Ática, lo conseguiremos en toda Grecia".

En Salónica se cumplieron las expectativas y el popular alcalde independiente -apoyado por el centroizquierda- Yannis Butaris logró colocarse en el primer lugar con el 36%, con clara ventaja frente al candidato de la conservadora Nueva Democracia, Stavros Kalafatis, con cerca del 27 %.

Por ahora los analistas y políticos son cautelosos a la hora de interpretar los resultados, habida cuenta de que en todas las regiones habrá una segunda vuelta, al igual que en la gran mayoría de los municipios.

Nueva Democracia se queda fuera en las regiones con más peso Lo único que parece estar claro es que no hay un ganador destacado, pues Nueva Democracia, por ejemplo, ha mejorado su presencia en las regiones y en 12 de las 13 pasará a la segunda vuelta -en 8 incluso con su candidato a la cabeza- pero no tiene posibilidad alguna en regiones de gran peso como Ática, Macedonia Central, e importantes ciudades como Atenas, Salónica, Pireo o Patras.

Syriza, por su parte, acude en cinco regiones a la segunda vuelta, en dos de ellas con su candidato a la cabeza. En 2010, el partido izquierdista apenas tenía relevancia en el panorama político griego, situación que cambió radicalmente en las elecciones generales de junio 2012, cuando obtuvo cerca del 27%, tan solo tres puntos por detrás de Nueva Democracia.

"Los mejores goles se consiguen en la segunda vuelta", dijo en un escueto comentario su líder, Alexis Tsipras, al entrar en la sede de su partido en Atenas.

Un golpe duro para los partidos demócratas fue el éxito de los neonazis de Amanecer Dorado en Atenas, donde el candidato Ilias Kasiriadis, portavoz del partido e imputado por presuntas actividades criminales, cosechó un 16,11 % de los votos.

En las elecciones de 2010, el Pasok ganó ocho regiones. En estos comicios, los resultados del Pasok en la segunda vuelta y especialmente en las europeas puede ser decisivos de cara a la supervivencia de la coalición de Gobierno, que tan solo cuenta con dos escaños de mayoría en el Parlamento.

El líder de los socialdemócratas y viceprimer ministro, Evángelos Venizelos, advirtió en las pasadas semanas que un mal resultado de su partido podría conducir a un problema de legitimidad y a su salida del Ejecutivo.

A la vista del nerviosismo que estas declaraciones generaron en el seno del Gobierno, Venizelos intentó recular algo en los últimos días al asegurar que su intención no era cuestionar la supervivencia de la coalición.

El Pasok ha sido el partido más castigado por el elector en la Grecia de la crisis y el rescate financiero, del 43,9% alcanzado en las elecciones generales de 2009, el año previo al primer rescate financiero, ha pasado a rondar el 6 % en las encuestas.