Publicado: 24.05.2015 10:44 |Actualizado: 24.05.2015 11:06

Un grupo de 30 mujeres activistas cruza la frontera entre las dos Coreas para pedir la paz

Las treinta han atravesado la Zona Desmilitarizada para que los dos países, enfrentados desde hace más de 60 años, firmen un acuerdo que sustituya al armisticio que puso fin al conflicto de 1950-1953.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El viaje emprendido por las 30 mujeres activistas ha sido criticado por organizaciones opositoras al régimen de Pyongyang, por entender que esta iniciativa ignora los verdaderos desafíos a los que se enfrenta la mujer en Corea del Norte./ REUTERS

El viaje emprendido por las 30 mujeres activistas ha sido criticado por organizaciones opositoras al régimen de Pyongyang, por entender que esta iniciativa ignora los verdaderos desafíos a los que se enfrenta la mujer en Corea del Norte./ REUTERS

MADRID.- Un grupo conformado por 30 activistas internacionales, todas mujeres, y entre ellas dos premios Nobel de la Paz, ha cruzado este domingo la frontera entre las dos Coreas para solicitar la paz entre ambos países, que se encuentran en estado de guerra desde hace más de 60 años.

Las activistas, WomenCrossDMZ, abanderadas por la feminista Gloria Steinem y las galardonadas Mairead Maguire y Leymah Gbowee, han atravesado la llamada Zona Desmilitarizada en un llamamiento para que las dos Coreas firmen un acuerdo definitivo de paz que sustituya al precario armisticio que puso fin al conflicto armado de 1950-53.

Las treinta mujeres, que han conseguido llegar a Corea del Norte donde han hablado con residentes del país, completarán su viaje con una ceremonia que se celebrará en la frontera entre ambos países.



El viaje, sin embargo, ha sido criticado por organizaciones opositoras al régimen de Pyongyang por entender que esta iniciativa ignora los verdaderos desafíos a los que se enfrenta la mujer en Corea del Norte, en particular aquellas que son llevadas a China como esclavas en negocios de tráfico humano, ya sea para casarse por la fuerza o ejercer la prostitución.

"Es un escándalo que hayan ignorado el sufrimiento de las mujeres norcoreanas. Si les importara de verdad habrían cruzado la frontera entre China y Corea del Norte. Esa es la verdaderamente peligrosa", según Suzanne Scholte, la presidenta de la Coalición para la Libertad de Corea del Norte, a la cadena CNN.