Público
Público

La Guardia Civil desarticula una red internacional de falsificación de documentos

Se ha remitido a la Europol información sobre más de un millar de personas que habrían obtenido documentos falsos de esta organización

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de cincuenta personas, en su mayoría de nacionalidad británica, han sido detenidas en varias provincias españolas tras haber desarticulado la Guardia Civil una organización internacional dedicada a la falsificación de todo tipo de documentos y que ofrecía sus servicios a través de Internet.

Algunos de esos documentos eran empleados en España para la obtención de créditos hipotecarios por importes que varían entre los 200.000 y los 1,5 millones de euros, por lo que el fraude estimado supera los 60 millones de euros y habría afectado a unas veinticinco entidades financieras, según ha informado hoy la Guardia Civil.

El Instituto Armado ha remitido a la Europol información sobre más de un millar de personas, residentes en veintiséis países de los cinco continentes, que habrían obtenido documentos falsos de esa organización. Al parecer, el grupo desmantelado ofertaba la posibilidad de falsificar todo tipo de documentos, como permisos de conducir, tarjetas de residencia, partidas de nacimiento o defunción, y titulaciones académicas, entre otros.

Las detenciones, la mayoría de las cuales se practicó en la provincia de Alicante, se han producido en el marco de la operación Rocco, desarrollada en diferentes fases, desde finales del mes de mayo de 2007 hasta la actualidad. No obstante, las investigaciones continúan aún abiertas, ya que se trata de identificar y localizar al resto de los posibles implicados.

Las pesquisas empezaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de páginas web detrás de las cuales había oficinas virtuales ubicadas en Gibraltar, bajo la cobertura de mercantiles británicas alojadas en paraísos fiscales.

Ese entramado estaba organizado y administrado desde Torrevieja por dos británicos afincados en ese municipio alicantino, a quienes les constaban antecedentes delictivos por falsificación de documentos.

La Guardia Civil averiguó también que ambos formaban parte de una red perfectamente estructurada, capaz de realizar todo tipo de falsificaciones documentales y que disponía de un amplio abanico de clientes y de una compleja red de agentes colaboradores.

El Instituto Armado cree que se trataría de 'la mayor organización de este tipo en España' porque, al parecer, falsificaba más de un millar de documentos en tres meses.