Público
Público

La Guardia Civil investiga los motivos por los que la viuda del yihadista 'Kokito' volvía a España

La joven detenida está embarazada y permanecerá en un centro turco al menos un mes, a pesar de los intentos para agilizar su paso a disposición de las autoridades españolas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Las dos mujeres de nacionalidad española pertenecientes a Daesh y detenidas en Turquía cuando viajaban hacia Europa junto con los hijos de ambas. Europa Press

MADRID.- La Guardia Civil sigue investigando los motivos por los que la española Asia Ahmed Mohamed, la viuda de Kokito Castillejos, un sanguinario terrorista del Estado Islámico, decidió retornar a España, país al que intentaba volver embarazada de otro yihadista que, como su anterior marido, murió en combate en Siria.

Así lo han indicado fuentes de la investigación, que han hecho hincapié en que tras la detención en la frontera de esta mujer junto con su hijo, y de Fátima Akil Laghmich, también viuda de otro combatiente del Estado Islámico, Mourad Kadi, las pesquisas se centran ahora en averiguar los motivos del retorno a España

Precisamente, son las mujeres uno de los perfiles yihadistas en los que se ha evidenciado una mayor voluntad de "retorno", según subrayó recientemente en una entrevista con Efe, el teniente coronel Francisco José Vázquez, del Servicio de Información de la Guardia Civil y jefe de la lucha contra ese terrorismo.

Y es que para los investigadores resulta complejo saber la verdadera razón de esa vuelta y determinar si obedece a una huida de la guerra o si regresan para ser "utilizadas operativamente" por el Estado Islámico.

Asia Ahmed Mohamed, de 26 años, se encuentra en avanzado estado de gestación de su segundo marido, con el que, al parecer, la obligaron a casarse.

Su primer esposo, Mohamed Hamduch, alias Kokito, también conocido como "el decapitador de Castillejos", consiguió notoriedad mediática tras aparecer en una fotografía exhibiendo cinco cabezas cortadas de supuestos soldados sirios y un cuchillo ensangrentado. Murió en combate a primeros de noviembre del año pasado, tenía 28 años y era padre de un bebé entonces de ocho meses. Se incorporó al Daesh en 2013 y llegó a encabezar una unidad compuesta por al menos 200 combatientes.

Mientras, la otra detenida, de 21 años y arrestada junto a su hijo de tres años, era la esposa de Mourad Kadim, también otro conocido combatiente.

Las dos mujeres permanecen en Turquía en espera de ser extraditadas tras haber sido arrestadas por la Guardia Civil y los servicios de inteligencia turcos, con la colaboración de otros de países aliados, que siguieron la pista de las mujeres en su recorrido para retornar.