Publicado: 06.09.2015 21:03 |Actualizado: 06.09.2015 21:03

Guatemala elige presidente inmersa en su peor crisis política en 30 años

7,5 millones de votantes acuden a las urnas sin un claro favorito y en medio de las protestas contra la oleada de corrupción de sus gobernantes.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Una manifestante protesta en las calles de Ciudad de Guatemala contra la corrupción. REUTERS

Una manifestante protesta en las calles de Ciudad de Guatemala contra la corrupción. REUTERS

CIUDAD DE GUATEMALA. -Los guatemaltecos votan este domingo en unos comicios sin claro favorito e inmersos en la peor crisis política en tres décadas por una oleada de escándalos de corrupción que acabó tumbando al presidente Otto Pérez Molina esta semana.

El ex mandatario renunció y fue enviado a prisión provisional mientras un juez decidirá el martes si lo imputa por un caso de defraudación aduanera que generó históricas manifestaciones de protesta contra la corrupción en el país centroamericano.

Los centros de votación, a los que están convocados 7,5 millones de electores, abrieron desde las 07.00 de la mañana y cerrarán a las 18.00 hora local.

La frustración ciudadana catapultó en las encuestas a Jimmy Morales, un humorista prácticamente desconocido que ha desafiado el escenario de principios de año, cuando el empresario conservador Manuel Baldizón y la ex primera dama Sandra Torres eran los favoritos para disputarse la presidencia.

Si como apuntan los sondeos ningún candidato obtiene más del 50%, los dos más votados pasarán a un balotaje el 25 de octubre. Pero el alto número de indecisos y posibles abstenciones hacen difícil pronosticar un resultado, según advierten los analistas.

"Yo no sé a quién votar, si todos son bien corruptos", dice Romeo Cheliy, un trabajador de la construcción de 36 años de Cerro Alto San Juan Sacatepéquez, un pueblo cerca de la capital.



Ningún candidato como favorito

Morales, actor de 46 años, ha hecho del lema "ni corrupto, ni ladrón" su principal oferta electoral para ganar la presidencia de la mayor economía de Centroamérica, con un programa muy difuso centrado en reformar las instituciones.

En contraste, el diputado de centro derecha Baldizón asegura que tiene un plan elaborado por más de 400 técnicos para combatir la evasión fiscal, promover austeridad en el gasto público y modernizar el Estado.

Aunque comenzó la campaña como claro favorito, su respaldo ha ido bajando después de que la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) acusaran de tráfico de influencias a su compañero para vicepresidente, Edgar Barquín, quien todavía no ha sido imputado oficialmente.

La izquierdista Torres, ex esposa del ex presidente Álvaro Colom, sigue de cerca a Morales y Baldizón en los sondeos con su promesa de impulsar el gasto social para luchar contra la pobreza que afecta a más de la mitad del país cuando han pasado 20 años del fin de la guerra civil (1960-1996).

Mientras, Mario García, candidato del oficialista Partido Patriota, quedó hundido en las encuestas castigado por las investigaciones que llevaron al arresto y dimisión de varios altos funcionarios, incluyendo la ex vicepresidenta del Gobierno Roxana Baldetti y al jefe del Banco Central.

Tras la renuncia de Pérez Molina, el Congreso de Guatemala juramentó esta semana al entonces vicepresidente Alejandro Maldonado para dirigir el Gobierno hasta enero, cuando finalizaba el mandato de Pérez Molina, un general retirado de 64 años que llegó al poder en 2012 con la promesa de mano dura contra el crimen.

El próximo presidente enfrentará una compleja situación política y económica, con una ciudadanía indignada que exigirá medidas contra la corrupción en un país que pese a crecer de forma constante en las últimas dos décadas no ha logrado reducir la enorme desigualdad.