Publicado: 10.12.2013 17:14 |Actualizado: 10.12.2013 17:14

La guerra en República Centroafricana deja ya más de 400 muertos y 108.000 desplazados

El Ejército francés, con un contingente de 1.600 soldados, sufre sus dos primeras bajas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La guerra en República Centroafricana ha dejado ya unos 108.000 desplazados en Bangui, la capital del país. Una cifra que se ha multiplicado en los últimos dos días por los intensos enfrentamientos entre los combatientes de Séleka y los milicianos 'antibalaka' que continúan a pesar del despliegue de 1.600 soldados franceses y que han provocado la muerte de más de 400 personas.

Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), los desplazados están distribuidos en 30 refugios habilitados, entre los que se encuentran iglesias, mezquitas, edificios públicos y el aeropuerto de Bangui, donde las personas viven en condiciones "deplorables" y en algunos casos duermen a la intemperie bajo la lluvia.

La ocupación de esos refugios aumenta durante la noche, cuando muchos de los desplazados, empujados por el miedo a los ataques, los utilizan para pasar la noche y retornar a sus casas durante el día. "La situación es volátil en Bangui, con enfrentamientos y tiros esporádicos entre ayer y esta mañana, mientras que elementos armados se resisten a ser desarmados por las tropas francesas", relató el portavoz del ACNUR, Adrian Edwards.

Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informó de que sus equipos han asistido a numerosos niños heridos en los asentamientos de desplazados y algunos han podido ser llevados a hospitales para recibir tratamiento. En los dos principales hospitales de Bangui se identificaron al menos a 4 niños asesinados y a otros 29 heridos de bala y machete, según la portavoz del UNICEF, Marixie Mercado, quien hizo hincapié en que estas cifras son provisionales.

Entre tanto, el Ejército de Francia ha confirmado la muerte de dos de sus soldados, las que serían las primeras bajas en su contingente desde el inicio de la intervención armada. Según la Presidencia francesa, murieron anoche en Bangui, pertenecientes al octavo regimiento de paracaídas de la infantería de marina de Castres. "Han perdido la vida para salvar muchas otras", indicó el Elíseo en un comunicado.

El ministro de Defensa galo, Jean-Yves le Drian, ha dejado claro que mantendrá la misión militar y aseguró que no tiene previsto incrementar el contingente. En unas declaraciones a la televisión pública France 2, Le Drian indicó que el actual despliegue de 1.600 soldados franceses unido a los 3.000 africanos "está en condiciones de restablecer, progresivamente, la serenidad y la seguridad" en el territorio.

Le Drian indicó que los dos soldados franceses que fallecieron anoche fueron sorprendidos, con su contingente, en una emboscada en Bangui en la que hubo un tiroteo en el que resultaron gravemente heridos. Trasladados al hospital de campaña que Francia tiene en el aeropuerto de la capital, fallecieron en el quirófano. El Ministerio de Defensa precisó que el tiroteo tuvo lugar a poca distancia y que los agresores utilizaron armas ligeras de infantería.

El presidente francés, François Hollande, tiene previsto efectuar este martes una escala en Bangui en su viaje de regreso de Suráfrica para reunirse con las autoridades centroafricanas de transición y con las tropas galas, además de rendir homenaje a los dos soldados galos, de 22 y 23 años, muertos. El mandatario, quien esta mañana participó en el homenaje en Soweto a Nelson Mandela, decidió realizar esta visita ayer, pero no fue anunciada hasta hoy por motivos de seguridad.