Público
Público

Guerra en Siria Más de un centenar de evacuados mueren en un atentado contra un convoy cerca de Alepo

Miles de personas llevan horas esperando a ser evacuados al quedar paralizado en las últimas horas un acuerdo entre Gobierno y rebeldes para intercambiar evacuados. en autobuses a salir.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 6
Comentarios:

Imagen del atentado contra los autobuses de miles de personas que esperaban a ser evacuadas. REUTERS

Más de un centenar de personas murieron este sábado  en un atentado contra un convoy de milicias progubernamentales sirias y familias que llevaban horas bloqueados en Rashidin, en las inmediaciones de la ciudad siria de Alepo, al quedar paralizado en las últimas horas un acuerdo entre Gobierno y rebeldes para intercambiar evacuados.

El atentado se produjo cuando los autobuses con evacuados de Fua y Kefraya, dos pueblos de mayoría chií de la provincia de Idlib (noroeste), esperaban en el paso de Al Rashidín para cruzar a las áreas bajo el control de las autoridades en Alepo. Los vehículos estaban aparcados en esa zona, cuando estalló una furgoneta de tipo pick up. Por el momento, ninguna organización ha reivindicado este ataque.

La agencia de noticias oficial siria, SANA, acusó a "terroristas" de haber perpetrado el atentado, mientras que grupos opositores han atribuido la responsabilidad a las autoridades.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el número de víctimas mortales asciende a 112. La ONG precisó que entre los fallecidos hay 98 vecinos de Fua y Kefraya y varios voluntarios de la Media Luna Roja Siria, que estaban facilitando el proceso de evacuación.

La fuente no descartó que el número de muertos aumente porque hay decenas de heridos, algunos de ellos de gravedad.

En el lugar donde se produjo la explosión se encontraban unos 5.000 evacuados de los pueblos chiíes de Fua y Kefraya.

Las imágenes en los medios oficiales sirios mostraron los momentos inmediatamente posteriores a la explosión: se apreciaban autobuses con las lunas reventadas y varios cadáveres en torno al epicentro de la detonación.

Las víctimas forman parte de un grupo de refugiados procedentes de Fua y Kefraya, en manos de los rebeldes, que habían aceptado dejar salir a los simpatizantes del Gobierno sirio y garantizarles vía libre a Alepo a cambio de que el Ejército sirio hiciera lo mismo con los rebeldes y sus familiares en esta ciudad.

La evacuación de civiles y combatientes de ambas localidades se está llevando a cabo en virtud de un acuerdo alcanzado en marzo entre el grupo chií libanés Hizbulá e Irán, aliados de Damasco, y la facción siria Ejército de la Conquista, y que fue auspiciado por Catar.

El pacto incluye también una evacuación similar de civiles y milicianos de las poblaciones de Madaya y Al Zabadani, al noroeste de Damasco y rodeadas por los leales al presidente Bachar al Asad.

Sin embargo, las discusiones entre insurgentes y autoridades sobre la inclusión en este acuerdo de la ciudad de Zabadaya ha provocado que todas las operaciones de evacuación e intercambio quedaran suspendidas, lo que había dejado a miles de personas en tierra de nadie desde hace horas.