Público
Público

Hallados muertos dos trabajadores de Tepco en Fukushima

El Gobierno nipón advierte de que pueden pasar varios meses antes de que cesen las filtraciones radiactivas en la central nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos trabajadores de Tepco desaparecidos desde el 11 de marzo en la central de Fukushima, han sido hallados muertos en el sótano de una de las unidades de la planta nuclear. Por otra parte, el Gobierno de Japón advirtió de que pueden pasar varios meses antes de que cesen las filtraciones radiactivas a la vez que aseguró que se trata de una larga batalla inevitable. Mientras, los técnicos de Tepco planean utilizar polímero en polvo para frenar un escape de agua radiactiva al mar, después de intentar sin éxito contener esa filtración con hormigón.

Los dos empleados hallados muertos, de 21 y 24 años, trabajaban en labores de mantenimiento en el edificio de turbinas del reactor 4, en la central de Fukushima, donde les sorprendió el fuerte terremoto y posterior tsunamí del pasado 11 de marzo. 

Sus cuerpos fueron encontrados el pasado miércoles al drenar el agua contaminada que inundaba el sótano, por lo que antes de hacer la autopsia tuvieron que ser limpiados de radiactividad. Las pruebas determinaron que ambos fallecieron el mismo día 11 hacia las 16.00 hora local (07.00 GMT) a causa de hemorragias externas.

El Gobierno nipón advierte de que pueden pasar varios meses antes de que cesen las filtraciones radiactivas de la central nuclear de Fukushima y aseguró que es inevitable que la batalla sea larga. Añadió también que es difícil determinar cuando concluirá la crisis, pero que están preparados 'para cualquier situación posible y concebible'.

Además, el ministro portavoz, Yukio Edano dijo que el Ejecutivo estudia incrementar la ayuda a los evacuados en las inmediaciones de la central, donde se ha decretado un área de exclusión en un radio de 20 kilómetros.

El Ejecutivo japonés sostiene que la radiactividad detectada hasta el momento en las inmediaciones de la planta atómica no conlleva un peligro inmediato para la salud más allá del área evacuada. Edano explicó que los análisis efectuados a niños residentes a una distancia de 20 a 30 kilómetros de la central no muestran ninguna evidencia de que hayan sido expuestos a niveles excesivos de radiactividad.

Tepco detectó una grieta de unos 20 centímetros en el muro de una fosa próxima al reactor, en la que hay agua con elevada radiactividad que se filtra al océano, concretamente un nivel de yodo 131 que excede 10.000 veces la concentración legal. Los técnicos de Tepco planean utilizar polímero en polvo para frenar un escape de agua radiactiva al mar, después de intentar sin éxito contener esa filtración con hormigón.

Los expertos creen que el agua que inunda tanto esa fosa como el sótano del edificio de la unidad 2 proviene del núcleo del reactor, dada su elevada radiactividad.

Un portavoz de Tepco afirmó que se ha comprobado que las fosas de las otras unidades de la central nuclear no muestran grietas similares, al tiempo que se ha revisado el estado del muro de contención de la planta en busca de otras eventuales fisuras. Pero, en las aguas marinas cercanas a la central nuclear se han detectado niveles de radiactividad muy por encima de los límites permitidos, lo que ha desatado la inquietud por la extensión e impacto de la contaminación proveniente de la planta.