Publicado: 26.03.2016 12:52 |Actualizado: 26.03.2016 15:31

La Fiscalía desvincula el asesinato de un guardia de seguridad de la central nuclear de Charleroi de los atentados

El barrio de Uccle en Bruselas se despertaba este sábado con el hallazgo de una mochila sospechosa aunque se confirmó que era una falsa alarma. La dirección del aeropuerto de Bruselas comunica que el aeródromo estará cerrado, al menos, hasta el próximo martes.

Publicidad
Media: 2.55
Votos: 11
Comentarios:
La central nuclear de Tihange, una de las dos plantas de energía nuclear en Bélgica. REUTERS/Vincent Kessler

La central nuclear de Tihange, una de las dos plantas de energía nuclear en Bélgica. REUTERS/Vincent Kessler

BRUSELAS.- Un guardia de seguridad de la central nuclear de Charleroi (Bélgica) fue asesinado el pasado jueves y desprovisto de su tarjeta de acceso a las instalaciones, según han informado fuentes policiales al diario belga Derniere Heure.

La Fiscalía belga ha negado que el asesinato esté relacionado con los atentados cometidos dos días antes en Bruselas, según ha hecho saber a la cadena pública VTM. Las autoridades del país incrementaron la seguridad en las centrales nucleares el pasado viernes, tras la detención en Bruselas del octavo terrorista de los atentados de noviembre en París, Salah Abdeslam, que llevaba huido desde la noche del 13-N.

Además la Fiscalía ha precisado que el guardia no trabajaba exactamente para la central de Fleurus, sino para el Instituto Nacional de Radio Elementos, y desmintió que su tarjeta de acceso a las instalaciones había desaparecido, tal y como se informó originalmente.

El hombre fue asesinado en su domicilio de un disparo y hallado por sus hijos. También fue hallada muerta su mascota, un perro. "Los investigadores piensan que se trata de un robo o de crimen fuera de control en el ámbito privado", según las fuentes de la Fiscalía.



Anteriormente, se informó de que los terroristas que perpetraron los atentados en Bruselas planeaban en primer lugar un ataque a las plantas nucleares del país. No obstante, cambiaron de objetivo cuando fue arrestado Salah Abdeslam.

Falsa alarma por una bolsa sospechosa en un barrio al sur de Bruselas

El barrio de Uccle, en el sur de Bruselas, se ha visto paralizado después del hallazgo de una mochila sospechosa -que terminó siendo una falsa alarma- que obligó a movilizar al servicio de desactivación de explosivos, según informa el diario belga Le Soir. Un operativo policial se desplazó alrededor de las 8.30 horas locales a la zona conocida como la "Bascule", en el distrito bruselense de Uccle, donde también se trasladó un camión de bomberos.

La mochila sospechosa había sido encontrada en la fachada de un comercio en la calle Vanderkindere. Por medidas de seguridad y en el contexto actual, la Policía evacuó a los vecinos y el servicio de destrucción de explosivos se trasladó al lugar para neutralizar la bolsa.

"Los vuelos de pasajeros en el aeropuerto de Bruselas no se reanudarán hasta, al menos, el próximo martes"

Por su parte, la dirección del aeropuerto de Zaventem en Bruselas ha informado que el aeródromo no reanudará sus vuelos de pasajeros al menos hasta el próximo martes. "Los vuelos de pasajeros en el aeropuerto de Bruselas no se reanudarán antes del martes 29 de marzo", señaló la gestora en un mensaje de la red social Twitter. El aeropuerto informó en un comunicado de que más de cuatro días después del doble atentado en Bruselas, el primero de los cuales se produjo en la terminal de salidas del aeródromo, la investigación judicial "ha finalizado", por lo que el viernes la gestora recibió el "permiso para inspeccionar el edificio con un pequeño grupo de ingenieros y técnicos para evaluar los daños".

Evaluación de daños

El equipo de expertos examinará la estabilidad del edificio, verificará el funcionamiento de los sistemas tecnológicos y de información y analizará el daño material sufrido por el atentado, a fin de determinar el proceso de la renovación de la terminal.

La dirección del aeropuerto internacional de Zaventem explicó que ha comenzado los preparativos para reanudar los vuelos de pasajeros e implementar las nuevas medidas de seguridad que el Gobierno belga ha impuesto para este tipo de instalaciones, es decir, una fuerte presencia militar y policial y controles.

La dirección del aeropuerto de Zaventem estudia "soluciones temporales para reanudar los vuelos de pasajeros", teniendo en cuenta las nuevas medidas de seguridad. Indicó que el perímetro en torno a la terminal se mantendrá y que, con excepción del personal autorizado, "nadie podrá entrar en la zona donde ocurrieron las explosiones".

La Policía federal y los agentes de seguridad seguirán efectuando controles estrictos de identidad en el área de acceso al aeropuerto, recalcó.