Público
Público

Hamás desafía a Israel al matar a un civil en Sderot

El Ejército israelí acaba con once palestinos en Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un civil israelí y once palestinos (siete de ellos milicianos y tres niños), murieron ayer por los ataques de Hamás y del Ejército hebreo en la franja de Gaza y en la zona israelí cercana.
A media tarde uno del medio centenar de los cohetes Qasam que disparó Hamás en apenas unas horas dio de lleno en el coche de un hombre, de 47 años, que falleció instantes después por las heridas sufridas en el pecho.

Ocurrió en el centro universitario Sapir, situado cerca de Sderot, y el cohete causó heridas leves a otro joven.

La de ayer es la primera víctima mortal israelí como consecuencia de los cohetes desde mayo de 2007. En estos nueve meses, las milicias han disparado más de un millar de cohetes con un balance de varios heridos y destrozos materiales.

Hamás intensificó el bombardeo sobre las localidades israelíes cercanas a la franja a raíz del ataque que por la mañana realizaron helicópteros hebreos contra una furgoneta en el sur de Gaza.

En dicho ataque murieron cinco milicianos de Hamás, uno de ellos el encargado de la fabricación de cohetes y otro el jefe de un comando que los dispara. Fuentes de esta organización indicaron que a partir de ahora aumentará el número de cohetes que caen en las localidades israelíes cada vez que mueran sus milicianos.

No se espera que Israel desencadene un ataque masivo, puesto que el primer ministro Ehud Olmert se encuentra de visita oficial en Japón.

Además, Olmert es consciente del riesgo de una operación de este tipo. Los militares mismos le han advertido de que una invasión se sabe cuándo comienza pero no cuándo acaba, y que las bajas podrían ser elevadas en las dos partes.

Omert debe andarse con cuidado puesto que si esta hipotética aventura saliera mal, sus días estarían contados, máxime después de la reciente publicación del informe de la comisión Winograd sobre la guerra de Líbano de 2006.

La mayoría de la población está a favor de entablar una negociación con los fundamentalistas para lograr un alto el fuego y recuperar al soldado Guilad Shalit, en poder de Hamás desde junio de 2006. Así lo demuestra un sondeo del diario Haaretz según el cual el 68% de los encuestados quiere que Olmert hable con Hamás y sólo el 28% se opone.

Los israelíes tienen que hacer algo para frenar los cohetes de Hamás, por vía diplomática o militar, pues el desgaste de Olmert es enorme.En otros ataques de la aviación murieron un miliciano de la Yihad Islámica, y dos palestinos, de los que al menos uno era civil, también en Gaza. En Cisjordania el Ejército mató a otro miliciano.

Caída la noche la aviación israelí mató a tres niños e hirió a otros 17 palestinos, siete de ellos menores, en un bombardeo en el norte de Gaza.

Hamás ha pedido a la población que hierva el agua antes de beberla puesto que el embargo impide que entre cloro en la franja.