Publicado: 20.07.2016 22:57 |Actualizado: 22.07.2016 16:55

"Hay que desobedecer a la UE mientras se crea una alternativa"

La Oficina Europarlamentaria de Podemos ha acogido un debate sobre el futuro de la UE en el que han participado Miguel Urbán, Iolanda Fresnillo, Montserrat Galcerán y Pablo Bustinduy, entre otros, y que estaba organizado por 'Público', Ctxt' y Plan B. 

Publicidad
Media: 3.38
Votos: 8
Comentarios:
Manifestantes contra el Brexit portan una bandera de la UE.- REUTERS

Manifestantes contra el Brexit portan una bandera de la UE.- REUTERS

MADRID.- El título del debate Del Oxi Griego al Brexit: debate sobre el proyecto fallido de la UE ya auguraba el tono de los ponentes. “La Unión Europea nace en crisis con la democracia. Es el proyecto más acabado del neoliberalismo”. Así de tajante comenzaba su intervención el eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, que además jugaba en casa. Podemos ha prestado su “euroficina” madrileña como sede para este debate organizado por Público, la revista Ctxt y el movimiento Plan B y emitido en directo por Público TV.

A pesar de que la activista del ERENSEP, Iolanda Fresnillo, prometió que iba a “ser obediente”, todos los participantes se han excedido en tiempo y extensión de sus discursos, desoyendo los constantes avisos del moderador, el periodista de Público Alejandro López de Miguel.

La concejala del Ayuntamiento de Madrid por Ahora Madrid, Montserrat Galcerán, ya avisaba al inicio del debate sobre el peligro de la analogía del “no” en Grecia y el “sí” en Reino Unido. “En el Brexit se votaba la salida de la UE. El Oxi, por el contrario fue un referéndum que consultaba si el pueblo griego aceptaba las condiciones de la Unión Europea. En ambos casos, “la UE se salió con la suya”.



Iolanda Fresnillo ha advertido de un factor común que existe entre el Oxi y el Brexit: “que la izquierda ha sido incapaz de articular una respuesta constructiva que responda al papel que ha jugado la UE”. Su plan es poner en marcha “un proceso destituyente hacia Europa y constituyente desde los pueblos”. Respaldando la intervención previa de Miguel Urbán, Iolanda ha añadido que “tanto el Oxi como el Brexit han puesto en evidencia una crisis que ya existía”.

El matiz social lo ha puesto el secretario de Internacional de Podemos y diputado en el Congreso, Pablo Bustinduy, que avisa del peligro que corren los derechos sociales en Europa y de la amenaza que supone el papel casi hegemónico de la xenofobia. También ha hablado, casi por exigencias del guion, de la crisis de los refugiados, algo que ha calificado como un “síntoma” del hundimiento de la UE. Al hilo de este discurso, Miguel Urbán subrayaba el ascenso de la ultraderecha, que según dice, ha ocupado el vacío de la socialdemocracia en un espectro político polarizado hasta el extremo. “Ya no hablamos de derecha o izquierda, sino de derecha y extrema derecha”, aclara.

El también diputado de Unidos Podemos Manolo Monereo, ha reformulado la frase del manifiesto comunista, adaptándola a su discurso: “un fantasma recorre europa: el fantasma del soberanismo”. Aunque se considera a sí mismo “muy europeísta”, cree que la ruptura de la UE es incuestionable, un hecho ante el que “hay dos posibilidades: una muerte por consenso o una implosión”. Ante estos vaticinios, Monereo propone un “programa de transición que pasa por una Europa confederal y una moneda común, pero no única”.

Lo que se presentaba como un acalorado debate se ha quedado en pequeñas discrepancias entre los ponentes, pero con una conclusión común: la UE debe estar presente en la agenda política española y deben presentarse alternativas reales que sirvan de red para su posible caída. "Es imposible salirnos sin tener un sitio al que ir. Hay que desobedecer a la UE mientras se crea una alternativa en beneficio de la clase trabajadora y los servicios sociales", garantiza Urbán.