Público
Público

Heridos a tiros dos 'carabinieri' a las puertas de la sede del Gobierno en Roma

El autor de los disparos, que hirieron gravemente en el cuello a uno de los agentes, ha sido detenido. El atentado se ha producido mientras se celebraba en otro lugar la ceremonia de juramento de los nuevos ministros del Gobierno de Enrico Letta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos carabinieri han sido tiroteados esta mañana ante el Palacio Chigi, sede del Gobierno en Roma, justo en el momento en el que se celebraba en el Palacio del Quirinal (sede de la jefatura del Estado y a unos 500 metros de allí) la ceremonia de jura de los nuevos ministros del Gobierno formado por Enrico Letta. Las últimas informaciones apuntan que ninguno de los dos agentes corre peligro de muerte.

La tercera persona herida es una mujer embarazada alcanzada por la metralla, y cuya vida tampoco corre peligro, según confirmaron fuentes de Emergencias al diario transalpino.

El Corriere della Sera ha publicado la fotografía de uno de los policías, herido grave en el cuello y tumbado inconsciente en la acera, y ha informado de que se han hallado siete casquillos de bala en el suelo. Al parecer, el otro agente ha sido herido en el cuello y la pierna, según la cadena de televisión RAI.

La agencia italiana Ansa ha informado de que el presunto autor de los disparos (vestido con traje y corbata, según el Corriere) ha sido detenido cerca de la oficina del primer ministro. Fuentes policiales indicaron que los disparos fueron realizados por Luigi Preiti, de 49 años y originario de la región sureña de Reggio Calabria, sin antecedentes penales, que recientemente habría sufrido problemas personales con la separación de su mujer y la pérdida de su trabajo.

En una comparecencia de prensa tras la primera reunión del Consejo de Ministros celebrada después de la toma de posesión de Enrico Letta como jefe del Gobierno, Alfano explicó, que el autor de los disparos había expresado su intención de suicidarse, pero que no pudo hacerlo porque se le habían acabado las balas.

El titular de Interior manifestó, asimismo, su disposición a comparecer ante el Parlamento para dar información sobre lo sucedido y de la evolución de las investigaciones. En cuanto al otro sospechoso ha logrado huir, tal y como relatan los testimonios citados por Reuters.

En base a la reconstrucción elaborada por las fuerzas del orden, el autor de los disparos se situó delante de la sede del Gobierno y sin mediar palabra disparó cinco veces contra los militares, tras lo que intentó huir. En un primer momento se informó de que los carabineros habían respondido a los disparos hiriendo al atacante, aunque posteriormente se señaló que éste resultó herido durante el forcejeo con los agentes de policía situados en el lugar y que lograron interceptarle. Fuentes policiales precisaron, además, que los carabineros no respondieron a los disparos del atacante.

Las fuerzas del orden desplegaron un importante dispositivo de seguridad y acordonaron la zona, situada en el centro de Roma y muy concurrida por turistas y romanos.El sospechoso será acusado de intento de asesinato y posesión de armas, y no se descarta que se le someta a un examen psiquiátrico para confirmar su estado mental

Por su parte, la policía científica ha encontrado siete casquillos de bala en la plaza Colonna, donde tuvieron lugar los hechos, de los cuales cinco pertenecen a un arma de pequeño calibre.

La fiscal de Roma, Antonella Nespola, ya ha pedido al juez correspondiente que valide la detención del individuo, que será interrogado entre hoy y mañana. El sospechoso será acusado de intento de asesinato y posesión de armas, y no se descarta que se le someta a un examen psiquiátrico para confirmar su estado mental.

El nuevo ministro del Interior, Angelino Alfano, ha sido informado del incidente nada más jurar su cargo con el resto de ministros en el Salón de Fiesta del Palacio del Quirinal, a menos de un kilómetro del Palazzo Chigi, que es la residencia del primer ministro, ocupada hasta hoy por Mario Monti.

Este incidente armado se produce en un momento de gran importancia política para el país y ha multiplicado la incertidumbre en un país sumido en una crisis de gobierno desde las elecciones celebradas el pasado febrero.

Tras 72 horas de consultas con los partidos y dos meses de crisis, Letta dio a conocer el sábado su equipo de Gobierno, en el que figuran tanto personalidades técnicas, como miembros del PD, del conservador Pueblo de la Libertad (PDL), de Silvio Berlusconi y del centrista Elección Cívica, del ex primer ministro Mario Monti.

Se trata de un Ejecutivo con 21 ministros y calificado de renovador, ya que no incluye a las consideradas 'grandes personalidades' de los partidos tradicionales y supone un cambio generacional con respecto a sus predecesores, pues la edad media se sitúa en 53 años.

El nuevo Ejecutivo Letta cuenta además con una 'fuerte componente femenina' con siete mujeres, una cifra récord, según señaló el propio Letta durante la presentación de la lista ante los medios.

En esa línea de renovación, Letta ha incluido además a la primera ministra de color de la historia de Italia, Cécile Kyenge, que ocupará el ministerio sin cartera de Integración. Tras el juramento del cargo de Letta y de su Gabinete, tendrá lugar la tradicional 'ceremonia de la campanilla', en alusión a la campanilla con la que se abren y se cierran los Consejos de Ministros.

Un acto con el que se simboliza el traspaso de poderes entre el Ejecutivo saliente, en este caso el liderado por el excomisario europeo Mario Monti, y el que toma posesión del cargo.

En lo que ha sido señalado como una ulterior señal de renovación por parte del nuevo Ejecutivo, está previsto que se modifique el protocolo y que sean las esposas de Monti y Letta las que celebren el traspaso de la campanilla, en lugar de los titulares del Gobierno. Asimismo, hoy está previsto que el nuevo Ejecutivo de Letta celebre su primer Consejo de Ministros con el que se cerrará el traspaso de poderes.

Una de las primeras reacciones oficiales ha sido la del alcalde de Roma, Gianni Alemanno, quien ha descartado que el sospechoso forme parte de una red terrorista. No obstante, ha reconocido que el actual ambiente que se respira en la política italiana –tras 60 días de bloqueo político– podría haber contribuido. 'No ha sido un acto terrorista, pero está claro que el clima de los últimos meses no ha ayudado en absoluto', declaró Alemanno a Reuters.