Público
Público

Los Hermanos Musulmanes califican de "monólogo" las negociaciones

El principal grupo opositor en Egipto ha rechazado el acuerdo anunciado por Suleimán en el que se concretó formar una comisión de reformas constitucionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mientras prosiguen las protestas en la plaza Tharir y ante el Parlamento egipcio, los actores políticos miden fuerzas para tomar posiciones en la mesa de diálogo abierta el pasado domingo con representantes del Gobierno, encabezados por el vicepresidente Omar Suleimán. (Ver cronología).

El principal grupo de la oposición en Egipto, los Hermanos Musulmanes, ha calificado como un 'monólogo' el diálogo iniciado, junto a otros grupos políticos, con el régimen de Hosni Mubarak, y pidieron que se vean los resultados más rápidamente tras cumplirse 16 días de revuelta popular.

'Rechazamos el monólogo y lo que queremos es un diálogo. Queremos soluciones en días y no en meses', afirmó el portavoz de la organización islámica, Mohamed Mursi. El grupo, sin embargo, aseguró que no abandonará las negociaciones.

El portavoz, Isam al Arian, rechazó el acuerdo anunciado por Suleimán en el que se determinó la formación de una comisión para introducir reformas constitucionales, otra para supervisar el proceso de transferencia del poder y una tercera para investigar los sucesos ocurridos durante las protestas.

Los hermanos musulmanes rechazan que Hizbulá o Hamás estén detrás de las protestas

'No ha empezado el diálogo verdadero que saque a Egipto de la crisis y que suponga una transición desde la antigua legitimidad, que ha caído, a la legitimidad nueva, levantada sobre la soberanía del pueblo', aseguró Al Arian.

Por su parte, el dirigente del grupo, Saad Al Katatni, comentó que la segunda ronda del dialogo 'comenzará en los próximos días' aunque no dio fechas.

Los Hermanos Musulmanes reiteraron comentarios previos en los que dijeron que no presentarán un candidato para las elecciones presidenciales de septiembre próximo y señalaron que no han exigido participar en el Gobierno.

En este sentido, insistieron en que la prioridad ahora era centrarse en la transición política. 'Los Hermanos Musulmanes no están buscando el poder', ha señalado Mohamed Morsi, miembro de la oficina de prensa del grupo opositor.

'Queremos participar, no dominar. No tendremos un candidato presidencial, queremos participar y ayudar', ha asegurado, en declaraciones recogidas por CNN.

Asimismo, los opositores rechazan las acusaciones de que países como Irán u organizaciones como el grupo chií Hizbulá o el palestino Hamás estén detrás de las protestas e insistieron en su apoyo de un sistema constitucional y parlamentario.

A pesar del rechazo de los Hermanos Musulmanes, el Comité de reforma constitucional y legislativa designado por Mubarak, ha acordado enmendar seis artículos de la carta magna, entre ellos los referidos a la limitación de mandatos y a los requisitos para ser candidato presidencial.

Según HRW, han muerto 297 personas desde que comenzaron las revueltas

Según informó la agencia oficial Mena, la comisión  -encabezada por el presidente del Consejo Supremo de Justicia, Serri Siam- acordó introducir enmiendas a los artículos 76, 77, 88, 93, 179 y 189 de la Constitución egipcia, y abrió la puerta a nuevas reformas legislativas.

El diálogo del pasado día 6 entre varias personalidades y grupos de la oposición con Omar Suleiman supuso la primera reunión pública en décadas de los Hermanos con altos responsables del régimen.

En las protestas han muerto al menos 297 personas, según datos preliminares difundidos por la organización humanitaria Human Rights Watch (HRW). De ellas, al menos 232 personas perdieron la vida en El Cairo, 52 en Alejandría y 13 en Suez.

Además, según datos de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, hay más de 3.000 heridos y cientos de detenidos.

En el sur del país, murieron al menos cuatro personas y unas sesenta resultaron heridas en enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, informó una fuente de los servicios de seguridad.

Entre los heridos en los enfrentamientos, registrados frente a la comisaría de la localidad de Jarga, en la provincia meridional de Wadi al Guedid, hay veinte policías.

Según la fuente, los agentes se vieron obligados a disparar por la violencia de los manifestantes que protestaban contra el jefe de la policía por supuesto maltrato.