Público
Público

Una hija de desaparecidos lleva a juicio a su familia

Hay 500 niños robados por la dictadura argentina.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hoy comenzó en Buenos Aires el primer juicio en Argentina de una hija de desaparecidos durante la dictadura militar contra el matrimonio que se apropió de ella.

En el banquillo de los acusados se sentaron el capitán del Ejército Enrique Berthier y el matrimonio compuesto por Osvaldo Rivas y María Cristina Gómez Pinto. Están acusados de sustracción de menor, falsificación de documento público y supresión de identidad.

María Eugenia Sampallo integra la lista de los 88 jóvenes a los que la organización Abuelas de Plaza de Mayo ha logrado restituir su identidad. La asociación expresó su deseo de que la justicia les condene “por privar a María Eugenia de su identidad y de su libertad durante 24 años”.

Hija de los desaparecidos Mirta Barragán y Leonardo Sampallo, la joven, que ahora tiene 30 años, fue inscrita como propia por el matrimonio Rivas-Gómez Pinto con el nombre de María Eugenia Violeta Rivas, con el 8 de mayo de 1978 como fecha de nacimiento. Según el abogado Tomás Ojea, se va a intentar demostrar que el capitán Berthier fue quien entregó a la niña al matrimonio después de retenerla durante un tiempo.

En 2001, análisis genéticos demostraron que María Eugenia es hija de la pareja Sampallo-Barragán y que había nacido en febrero de 1978, dos meses después del secuestro de sus padres por un grupo del Ejército en la dictadura.

Las Abuelas de Plaza de Mayo calculan que hay unos 500 hijos de desaparecidos que fueron robados a sus padres cuando estaban en cautiverio. Según cifras oficiales, 18.000 personas desaparecieron en Argentina durante la dictadura entre 1973 y 1983, aunque organismos de derechos humanos elevan la cifra a 30.000.